larioja.com
Viernes, 22 agosto 2014
claros
Hoy 12 / 25 || Mañana 14 / 21 |
más información sobre el tiempo

casa rural

A pocos minutos del tráfico intenso de la carretera del Ebro se puede encontrar el silencio en un pequeño paraíso formado por un mosaico de pequeñas aldeas a la sombra de una montaña.
12.02.10 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La Casona de Aldealobos
Puerta de acceso a La Casona de Aldealobos
Ésta es la sensación de tranquilidad y sosiego que se percibe al llegar al Valle de Ocón en una mañana fría y soleada de invierno. Después de filas de camiones desde Logroño hasta el cruce de Ausejo, hay un ramal hacia El Redal que sirve de puerta de entrada en dirección a Los Molinos de Ocón.
Un paisaje abierto de fincas, almendros, olivos y viñedos. En un cruce aparece el cartel de Aldealobos. A la izquierda se alza la ermita de Santa María de Velilla, privilegiado mirador del valle, junto a las antiguas bodegas tradicionales excavadas en una ladera de tierra arcillosa. Más adelante, el antiguo camino Real de Logroño a Arnedo atraviesa la calle principal de Aldealobos, hacia el sur, hasta la ermita del Cristo y el cementerio.
Después de pasar pegados a la torre de la iglesia de San Pedro y una plaza que tiene por nombre un cartel oxidado, se encuentra la Casona de Aldealobos. Un antiguo pajar que tiene fecha de 1890 y que se ha rehabilitado para casa rural a finales del 2009. La fachada norte, de piedra, mira a la iglesia y a la calle que sube a las eras, pero la entrada se encuentra hacia el sur, a través de una puerta de madera, recuperada del antiguo pajar, que da acceso a un coqueto patio adornado con medias barricas rellenas de plantas y flores, y un porche al fondo donde destaca un trillo y otros utensilios tradicionales para labores del campo. Sus propietarios proceden de Calahorra y eran asiduos visitantes del Valle de Ocón. Usuarios de casas rurales, se sorprendieron de la escasa oferta de alojamiento y decidieron buscar algo, hasta que encontraron este pajar con patio en Aldealobos. La casa tiene dos plantas y la de abajo está acondicionada para uso de discapacitados, con una habitación y baño adaptados, junto a un amplio salón diáfano, que sirve de cocina, comedor y zona de estar. La escalera de barandilla de forja es otro de los espacios sugerentes, con acceso a los 4 dormitorios y 2 baños.
Mobiliario nuevo de sabor rústico y paredes de colores cálidos verdes y tierras. Sorprenden las ventanas, de tres espacios y faldón frailero. Suelos de madera y techos abuhardillados.
Desde la casa se puede observar el entorno del valle de Ocón, con los ventiladores gigantes de la Sierra de la Hez, y los caseríos de Las Ruedas, La Villa, Pipaona, Los Molinos y el despoblado de Oteruelo.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.