larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 11 / 19 || Mañana 10 / 19 |
más información sobre el tiempo

planes

Escápate a la costa vasca y descubre los últimos tratamientos de talasoterapia que aúnan confort y placer
18.05.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Baño de cuidados a la orilla del océano
Zelai. Momentos de relax en el circuito marino.
Fueron los griegos los primeros en apreciar los efectos terapéuticos del agua marina sobre el cuerpo y el espíritu. Esas aplicaciones cobraron impulso a principios del siglo XX con los baños de olas, antecedente moderno de la actual talasoterapia que, gracias a su efectividad y atractivo, se ha convertido en una de las alternativas preferidas para los tiempos de ocio y descanso. La costa vasca acoge varios centros de reconocido prestigio donde tonificar y purificar el cuerpo y relajar el alma.
Hablar de talasoterapia en el País Vasco es hablar de La Perla. El centenario balneario marino de San Sebastián, heredero natural del ambiente de la Belle Epoque, abría sus puertas a La Concha hace más de un siglo. En 1912 superó una reforma que le valió titulares que lo calificaban como «uno de los más hermosos del mundo» en los periódicos de la época. En la actualidad, el moderno Centro Talaso-Sport de La Perla conjuga las últimas tecnologías en los programas físico-deportivos, terapéuticos, de relax y antiestrés que desarrolla en los 4.500 metros cuadrados de sus instalaciones con vistas al incomparable marco de la bahía donostiarra.
El centro presenta un Circuito Talaso de Puesta en Forma que está especialmente ideado para personas que busquen relajarse, atenuar molestias musculares o conseguir un mantenimiento físico. El programa incluye un recorrido por diferentes piscinas de agua de mar (piscina de hidroterapia, fuente de hielo, jacuzzi panorámico, laberinto de sensaciones,...) a distintas temperaturas en las que, mediante chorros, se logra masajear todo el cuerpo.
Este juego de chorros y de contrastes permite reconfortar y reforzar la musculatura y mejorar la irrigación sanguínea. Sentirás que te pierdes en un sueño, a lo que ayuda la espectacular panorámica de La Concha. Y es que el complejo termal dispone de acceso directo a la playa más famosa de San Sebastián.
El Centro Talaso-Sport La Perla se ha concebido para una atención integral, por lo que para completar el tratamiento cuenta con área de salud y estética con diversos tratamientos (masajes, envolturas, programas para el dolor de espalda y de fisioterapia,...), gimnasio y un agradable restaurante.
Riqueza biomarina
A unos treinta kilómetros de la capital guipuzcoana por la A-8, asoma el municipio turístico de Zumaia.
En este bonito enclave, sobre un mirador al Cantábrico, se eleva la Talasoterapia Zelai. El centro aprovecha las aguas de la bahía de Itzurun, reconocidas como mejor fondo biomarino de Europa por su biodiversidad y alta concentración de minerales y oligoelementos (en especial, yodo) para enriquecer sus tratamientos.
El circuito marino se compone de piscina terapéutica de agua de mar a 33ºC con hidrojet, chorros de masaje submarino, cascadas, burbujas, cuellos de cisne, jacuzzis, espacio para la natación contracorriente y pasillo de contrastes. A su vez, cuenta con baño turco y un espacio para el reposo y la relajación.
Talasoterapia Zelai aglutina cabinas adicionales para masajes, algoterapia para eliminar toxinas, aplicación de barros marinos indicados para problemas de psoriasis y artrosis, drenaje linfático y presoterapia para mejorar la circulación.
La experiencia Zelai puede ir más allá de los baños de mar. El complejo alberga un restaurante acristalado con vistas al mar que aúna la cocina moderna con los sabores de siempre. Entre sesión y sesión, permite también hacer un paréntesis al calor de un café en el bar-cafetería o pasear por los jardines que coronan el acantilado. Si deseas prolongar la estancia en el centro, Zelai suma 26 habitaciones. Desde la mitad de ellas verás al horizonte perderse entre el bravo mar del golfo de Vizcaya.
Otra de las postales más bellas de la comunidad vasca la protagoniza la localidad vizcaína de Lekeitio. Tradicional puerto pesquero, hospedó durante su exilio a Zita, la última emperatriz del Imperio Austro-Húngaro.
La aristócrata habitó el antiguo palacio Uribarren, sobre cuyas ruinas se construyó el hotel talasoterapia Aisia Lekeitio, de tres estrellas. El establecimiento, de aire decimonónico, se funde con un hermoso paisaje, adornado por la isla de San Nicolás y las playas de Isunza y Carraspio. La talasoterapia de Aisia Lekeitio, concentrada en 800 metros cuadrados, se orienta a prevenir y corregir dolencias; principalmente respiratorias, circulatorias y del aparato locomotor.
El método terapéutico tiene lugar en una piscina de agua marina tratada a 36ºC con chorros multijet, subacuáticos, géiser y camas de burbujas, jacuzzi, sauna, baño de vapor y zona de relax. Por otro lado, ofrece tratamientos de masaje, envolturas, peeling, bañeras de hidromasaje, duchas jet y vichy, así como otros servicios estéticos.
Tras cuidarse por fuera, toca mimarse por dentro. La carta del restaurante del Aisia Lekeitio propone una gran selección de platos, tanto del recetario tradicional como de la nueva cocina vasca. Y como no podía ocurrir de otra manera en una villa marinera, las auténticas estrellas del menú son los pescados y mariscos.
La placentera sensación de bienestar te acompañará hasta la noche. El hotel dispone de 42 habitaciones, la mitad de las cuales miran al mar. Las junior suites, además, incluyen bañera de hidromasaje. Todo un lujo...
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.