larioja.com
Jueves, 31 julio 2014
sol
Hoy 12 / 31 || Mañana 14 / 28 |
más información sobre el tiempo

planes

La senda termal es el gran emblema de Arnedillo, que esconde otros muchos atractivos turísticos
09.07.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El tesoro que emerge de las profundidades
Entre aguas. El entorno de las piscinas municipales, renovadas el año pasado, y del Balneario (al fondo) son el destino de miles de turistas al año en Arnedillo. :: Díaz Uriel
Abrazado por el paso del río Cidacos, protegido por una muralla de afiladas montañas y peñas, Arnedillo es uno de los principales destinos turísticos riojanos. Y ese atractivo se lo debe principalmente al Cidacos. O mejor dicho, al manar de sus aguas a 52 grados de temperatura tras sumergirse en las profundidades areniscas, lo que les concede propiedades medicinales convirtiendo a la localidad en un referente termal.
Arnedillosuena a aguas que corren. Pero más allá del imán de su senda termal, con el Balneario y las pozas recibiendo a miles de visitantes al año, Arnedillo ha sabido construir una amplia oferta turística que, además de completar la estancia, atrae a otros cientos de personas a esta tranquila y bella zona del valle del Cidacos, que ya fue declarada como Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 2003.
Porque la localidad es también destino deportivo para los aficionados a la escalada; cultural para quien quiera profundizar en su ruta de ermitas; y patrimonial, para los que quieran adentrarse en la historia desde los yacimientos de huellas de dinosaurios. También para los amantes de viajar a bordo de una autocaravanas, para los amigos de la naturaleza con la Vía Verde y el Mirador del Buitre
Todo ello, y evidentemente con el símbolo central de la senda termal, convierten a Arnedillo y el Alto Cidacos en uno de los referentes turísticos riojanos. Y como ocurre con otras bellas localidades del valle, como las poblaciones de Munilla o Enciso, estos atractivos generan riqueza y multiplican la población en el municipio. Así, el Balneario llega a dar 140 trabajos durante los períodos vacacionales, más los que surgen en los doce bares y establecimientos hoteleros.
«Las pozas de Arnedillo son un emblema, un foco que atrae a miles de personas durante todo el año a conocer nuestra localidad y entorno», valora el alcalde arnedillense Pedro A. Montalvo. Esos tesoros, su tranquilidad y el espectacular entorno, llevan a que muchas personas elijan Arnedillo como segunda vivienda, sobre todo para los fines de semana. Y también para el verano, una época en la que el Ayuntamiento estima que la población se multiplica por seis, hasta unos 3.000 vecinos.
Esta atracción conlleva obligaciones para el Consistorio, como el esfuerzo por mantener limpia y organizada la localidad y su entorno, como la Vía Verde. Y también en mejorar sus servicios, como ha sido la reciente reforma de las piscinas municipales, el acondicionamiento de aparcamientos, la mejora del paseo en la travesía…
Más allá de las aguas
Dos túneles dan la entrada a la localidad como si fueran el paso al Alto Cidacos. En sus primeros metros, dejando a la derecha un aparcamiento frecuentado por los aficionados a las autocaravanas, el visitante ya encuentra los primeros atractivos: el perfil arrancado a una peña del castillo del siglo X sobre el cementerio. Quien lo quiera ver de cerca debe cruzar el puente del siglo XVI de un gran ojo de medio punto.
La panorámica de la localidad desde él es excepcional. Y su camino invita a avanzar por una senda que guía la ruta de las ermitas. La del patrón, San Andrés, de la que sale a finales de noviembre por la tradicional Procesión del Humo, es la primera en saludar. En un caminar que combina historia y naturaleza, las ermitas de Nuestra Señora de Peñalba, de San Miguel, de San Zoilo y del Corazón de Jesús saludan al visitante entre olivos, almendros y señoriales formaciones calizas.
Tras ese recorrido natural, con la visita al Mirador del Buitre, Arnedillo espera con sus otros tesoros patrimoniales, como la iglesia parroquial, los restaurados lavadero y el trujal... y, por supuesto, la senda termal, con un recorrido didáctico de 600 metros y el Balneario.
El ciclo termal
El viaje de las aguas a través de las distintas capas de arenisca del subsuelo del Cidacos las devuelve al emerger con temperaturas que oscilan entre los 49 y los 52 grados, algo poco usual en las zonas termales. Esa singular característica distingue a Arnedillo gracias a sus pozas y a su Balneario, que atraen a miles de turistas. Además de lo agradable de poder tomar un cálido baño bien sea en el invierno más cerrado o en verano, las aguas surgen en los manantiales con propiedades minero medicinales, clasificadas como clorurado sódicas, sulfatado cálcicas, bromuradas, con iones de magnesio, hierro, silicio y rubidio, radiactivas e hipertermales, tal y como detalla en su página web la Asociación Valcidacos.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.