larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 5 / 10 || Mañana 2 / 7 |
más información sobre el tiempo

casa rural

El alojamiento rural Arca de Lumbreras se alza como un faro, forrado de piedra, mirando a las cumbres de la sierra Cebollera
24.12.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Arca de Lumbreras
El alojamiento. La casa Arca tiene capacidad para 4-5 plazas. :: J. TOLEDO
Desde Lumbreras se observa un paisaje abierto bajo un cielo azul en una mañana radiante, iluminada por el sol de diciembre, en uno de los pueblos más altos de la sierra de Cameros. Abajo se deja el río Piqueras y la carretera nacional que comunica Soria y Logroño, a la misma distancia desde este lugar.
Arriba se extiende el caserío de piedra, como un anfiteatro, entre el antiguo Asilo, y el Parque de Aventura y la ermita de la Virgen de la Torre. A medio camino también, sobre la propia carretera que continúa hasta la plaza y la iglesia de San Bartolomé, se alza una casa de cuatro plantas forrada de piedra, como un faro mirando a las cumbres de Sierra Cebollera. Un poco más adelante están las señales del sendero de la Vía Romana del Iregua, que continúa hacia Villoslada de Cameros por la Laguna de la Nava.
El nombre de la casa rural no tiene nada que ver con ninguna caja antigua de madera, pieza tradicional en los ajuares rurales. La palabra Arca es un acrónimo que procede de unir las primeras sílabas de los apellidos de Rodrigo: Arnedo Cazaña. Así de sencillo. De esta manera se simboliza también el esfuerzo conjunto de la familia por rehabilitar esta casa para alojamiento turístico. Dispone de dos habitaciones en la planta más alta y se ofrece sólo en alquiler completo.
Labores artesanas
A la casa se accede por detrás, por la calle Peso. Hay que subir unas escaleras para entrar en el salón, con un ventanal que mira a la fachada principal, la cocina y la mesa de comedor, un baño y dos dormitorios, todo en la misma planta y bajo la cubierta abuhardillada de madera de roble. En la decoración destacan labores artesanas de Sole, la madre de Rodrigo, colgadas en las paredes blancas, y las colchas de almazuelas y de ganchillo. Hay paneles de madera sobre los cabeceros de hierro y cortinas a juego en las ventanas. Un ambiente rústico y cómodo. Un lugar para el reposo, muy cerca del cielo.
En las plantas inferiores se encuentra la vivienda familiar, que ocupa las antiguas cuadras de la casa. Rodrigo se dedica a la hostelería y no descarta acondicionar un pequeño restaurante que complete en el futuro la oferta de alojamiento. Su abuela fue maestra en Lumbreras, y su padre también fue profesor, en la Escuela Hogar de Ortigosa de Cameros, de ahí esta vinculación familiar y sentimental por la sierra camerana.
Aquí llegan turistas que buscan disfrutar de las actividades que permite el Parque Natural Sierra Cebollera, senderistas y montañeros, pero también aquellos que buscan conocer las bodegas y monasterios, aunque tengan que bajar al Valle del Ebro, a más de 50 kilómetros.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.