larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 10 / 25 || Mañana 11 / 24 |
más información sobre el tiempo

Santo Domingo

Rodéate de comodidades en el segundo Parador de Santo Domingo de la Calzada, cuyo origen convental se remonta al siglo XV
07.12.12 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Las casas del secretario
Lo primero que llama la atención es que el Parador no se ve desde la calle. Sólo la entrada. Un gran pórtico de bóveda de aristas sobre gruesos pilares y suelo empedrado con motivos vegetales y geométricos sirve de acceso tanto a la iglesia del convento de San Francisco como al hotel, segundo Parador de Santo Domingo de la Calzada desde el 2005. Se encuentra al final del Paseo del Espolón, en dirección hacia Burgos, al otro lado de la carretera, extramuros de la ciudad y antes de llegar al puente sobre el río Oja. Junto a la entrada aparece el monumento al Peregrino, obra del escultor riojano Vicente Ochoa en 1971, delante de la residencia del Hospital del Santo.
Los orígenes de este convento hay que buscarlos en el antiguo monasterio franciscano Nuestra Señora de los Ángeles, del siglo XV, situado en Cidamón y que se trasladó cien años después a Santo Domingo. Los primeros cinco frailes se instalaron en las dependencias de unas casas propiedad de Juan de Sámano, que fue uno de los secretarios de Carlos V, integradas ahora como un amplio salón diáfano dentro del Parador, donde se conserva su escudo heráldico. Un espacio compartido con una sala de estar, más propia de un palacio que de un convento, que fue el Patio de las Monjas, con arcos rebajados de tradición gótica y ménsulas decorativas, y que distribuye los pasos hacia el Patio de los Novicios, ahora cubierto con una cúpula, y al Salón Hidalgo del Río Cabado, dedicado a la cafetería y el comedor.
Estilo herreriano
La segunda fase tiene que ver con el personaje de Fray Bernardo, nacido en Fresneda de la Sierra, localidad burgalesa próxima a Santo Domingo, que fue confesor de Carlos V y de su hijo Felipe II, además de obispo de Cuenca y Córdoba y arzobispo de Zaragoza, quien promovió la construcción del nuevo monasterio para los Franciscanos Observantes, en la segunda mitad del siglo XVI. Un conjunto de estilo herreriano en torno al claustro, al sur de la iglesia, que pretendió ser universidad pero se quedó en colegio de religiosos a mediados del siglo XVII.
De esta época se conservan las antiguas celdas, ahora dormitorios del Parador, con dos ventanas, la más pequeña para iluminar la mesa, decorados en tonos rojos y grises azulados, con óleos sacros y obras de modernos artistas gráficos. Tras la Desamortización, el convento se cedió al Ayuntamiento y se utilizó para cuartel, hospital y farmacia. Desde 1885 hasta 1968 lo ocuparon los claretianos. En el ala este del claustro está el Taller Diocesano de Restauración de obras de arte.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.