larioja.com
Martes, 30 septiembre 2014
llovizna
Hoy 13 / 23 || Mañana 13 / 26 |
más información sobre el tiempo

DE BARE

La calle San Agustín se ha convertido en uno de los referentes gastronómicos de la ciudad con numerosos restaurantes y bares de pinchos
27.08.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Pinchos en la calle San Agustín
La calle San Agustín se ha convertido en uno de los referentes gastronómicos de la ciudad con numerosos restaurantes y bares de pinchos
Se trata de una de las zonas más emblemáticas de la capital riojana. Foco de atracción de turistas y locales, es difícil resistirse a acudir a degustar alguno de sus muchos manjares. Hablamos de la calle San Agustín, una de las principales vías de la llamada ‘senda de los elefantes’ y que durante muchos años se ha visto ensombrecida por la fama de su vecina calle Laurel. Sin embargo, durante los últimos años ha podido disfrutar de un revitalecimiento de su actividad hostelera con la apertura de nuevos locales.
Si ya de por si siempre se recibía bien una visita a la zona, durante estos días se cuenta con una nueva excusa para dejarse caer por sus bares. Desde ayer y durante el 27 y 28 de agosto se celebran las Fiestas de San Agustín en toda la zona, con su epicentro en la calle homónima. La inauguración de los festejos se celebraba el 26r en la plaza de San Agustín y el previsto cohete anunciador se sustituyó por una ofrenda floral al santo en señal de respeto por las víctimas en el atentado de Afganistán. El acto estuvo presidido por el alcalde de Logroño, Tomás Santos, y amenizado por la música del grupo celta Lothlorien, quienes tocarán también durante hoy y mañana. Además, se han programado otras actividades como hinchables para los pequeños o chocolatadas.
Sin embargo, no hay que olvidar que el principal atractivo del barrio son sus muchos locales hosteleros y su carta. En la calle San Agustín, en concreto, podemos disfrutar desde un pincho y caña en la barra, o bien sentarnos a la mesa para degustar de un menú muy completo.
Así, y empezando por el comienzo de la calle, nos encontramos con Plan B, un establecimiento donde destacan sus pinchos de foie al Pedro Ximénez y de solomillo al crianza con setas, rondando ambos los 2,50 euros.
Justo enfrente, en La Gota de Vino, podemos elegir entre su menú a 9,50 euros o sus famosos bocatas. En este local que cuenta ya con seis años de andadura, su camarero Antonio afirma que lo más solicitado es el ‘zorropito’, un bollo relleno de jamón de york o bacon y acompañado con ali oli y queso, al precio de 1,50 euros.
Más joven es 1921, el cual, pese a su nombre, sitúa su fecha de inauguración hace tan sólo dos meses. Su especialidad es el Milqui, un montadito de verdura elaborado con berenjena, calabacín, seta, espárrago triguero con salsa y gamba. Para los que no opten por la verdura pueden escoger el Riojanito, un pincho de chorizo, pimiento rojo y huevo de codorniz.
En el local de al lado se encuentra el restaurante La Mejillonera para quienes prefieran la tranquilidad de la mesa. Por el precio de 12,5 euros se puede disfrutar de un menú muy variado y completo.
Aunque en la calle abundan los locales con menos de diez años, los clásicos aún persisten. Es ese el caso de El Soldado de Tudelilla, un emblema en la zona que nació en 1947. En su cocina optan por lo clásico y destacan sus pinchos de chorizo, jamón, queso o, el preferido del consumidor, sardina con guindilla, todos ellos a un euro y medio.
Pero el más veterano de la rúa es el restaurante Las Cubanas, abierto en 1926, aunque reformado y en nuevas manos, y con una carta más exquisita, con un menú especial que asciende a los 28 euros.
Enfrente suyo se sitúa La Anjana, donde ofrecen pinchos como su tarrina de foie, la morcilla con manzana o cebolla, las bolitas de camembert o, para los más golosos, su pincho dulce de bolitas de chocolate con crema de orujo.
Otra alternativa es La Taberna de Baco, por la que al pasar por delante se puede degustar con la vista su amplia carta de pinchos a través de las fotos que decoran su fachada. Las más pedidas: la cameraña, compuesto por tostada con paté, queso de cabra, manzana al dente y caramelo, y las migas, acompañadas con huevo.
Otros de los pinchos más sabrosos que ofrece son su bombita de patata rellena de setas, la gavilla –chistorra de verduras en tempura– o las cazuelitas de patatas a la riojana o bacalao a la riojana.
Muchos otros establecimientos, como Los Rotos o La Unión, llenan esta calle logroñesa y uno de los centros sociales de la ciudad. En sus barras se dan cita tanto los consumidores más fieles que acuden todos los días como los turistas que visitan la ciudad y vienen atraídos por su fama.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.