larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
chubascos
Hoy 8 / 13 || Mañana 7 / 13 |
más información sobre el tiempo

casa rural

Ascendiendo por la vera del río Najerilla llegamos a una de las primeras casas rurales que se abrieron en la región
09.04.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Casa Cobarajas: Entre ríos y puentes
PIEDRA ROJA. Isabel con la casa rural al fondo. / J.T.
Desde la Venta de Goyo hay que remontar la carretera que discurre sobre el río Najerilla y recorrer todo el contorno del Embalse de Mansilla para llegar hasta Villavelayo, pueblo que junto con Canales de la Sierra y Monterrubio de La Demanda formaban el territorio del antiguo Valle de Canales desde el siglo XI. Una ruta que permite observar un paisaje de laderas pronunciadas, verdes prados de primavera, matorrales, carrascas y rebollos sobre suelos de rocas sueltas del color del hierro. Una ruta que forma parte del Camino de la Lengua Castellana, rumbo al Monasterio de Silos.
Las aguas de dos ríos recorren el caserío tradicional de Villavelayo antes de llegar al embalse. Después de la plaza hay que cruzar un puente medieval sobre el río Najerilla, aunque aquí le llaman río Canales. Por su calzada pasaba hasta el siglo XIX la Cañada Real Soriana.
Destaca un caserón con escudo, el palacio de Fernán González, y una casa rehabilitada con soportales de madera. Otro puente medieval de sillería, de nombre La Barra, cruza el río Neila, para salir del pueblo hacia La Rinconada, camino del pueblo de Neila y las Lagunas. Un tercer puente de similares características se encuentra a tres kilómetros del pueblo, en el barranco de Fuente Escoba.
Desde la casa rural se observa el puente de La Barra y las huertas sobre el río, además de los montes donde pasta el ganado, en el entorno del hayedo, la dehesa y el cerro Cobarajas. Pero si se mira hacia el otro lado, desde las habitaciones altas y abuhardilladas se puede ver una hermosa postal de la iglesia románica de Santa María, sobre los tejados de las casas vecinas.
Esta casa de piedra roja y arco en la entrada fue de las primeras que se abrieron al turismo rural en La Rioja, a finales de 1991, según recuerda Isabel, que lleva casi diecinueve años atendiendo a los turistas siguiendo los mismo criterios de entonces.
Aquí nada ha cambiado, de momento. La casa tiene seis habitaciones y un baño compartido en cada una de las tres plantas. Decoración rústica y sencilla. Sólo se alquila por habitaciones, aunque la demanda actual prefiere el alquiler de la casa completa.
Abrir la casa rural fue una de las mejores ideas para Isabel, ya que le permitía tener contacto con la gente joven que llegaba desde otros lugares, sobre todo de Madrid, a la vez que continuaban con la actividad ganadera en el pueblo.
En aquellos tiempos había sólo cinco casas rurales más en La Rioja: tres en Berceoy una en Anguiano, además de la Casa Cospedal, en El Rasillo. Fueron los pioneros de una nueva forma de alojamiento que pronto cumplirá veinte años.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.