Zoido fulmina a la directora de la escuela de los Mossos

Marcos, muy próxima al expresidente de Cataluña, fue pillada transportando urnas el pasado 1-O

M. SÁIZ-PARDO

MADRID. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ordenó ayer el inmediato cese de la directora del Instituto de Seguridad Pública de Cataluña (ISPC), Annabel Marcos, después de que los informes de la Guardia Civil remitidos a la Audiencia Nacional revelaran que la máxima responsable de la escuela de los Mossos d'Esquadra fue sorprendida el 1-O en Tarragona transportando una de las urnas usadas en el referéndum ilegal.

Según los informes del instituto armado, fueron los propios agentes autonómicos los que identificaron a Marcos cuando transportaba una urna a un colegio de las cercanías de Amposta. La Policía catalana no hizo público este dato, que fue descubierto por la Guardia Civil cuando tuvo acceso a las comunicaciones internas del día del referéndum.

Zoido adoptó la decisión de apartarla de su cargo «en virtud de las facultades que le confiere la aplicación del 155 y por las que desarrolla las competencias que le corresponden al Departamento de Interior de la Generalitat». El ministro ya llevaba un tiempo barruntando destituir a Marcos por su proximidad a la cúpula de los Mossos imputada por su inactividad en el 1 de octubre.

Annabel Marcos, que fue diputada de Convergència en el Parlamento de Cataluña entre 2011 y 2015, es consideraba una persona muy cercana a Carles Puigdemont, hasta el punto de que, según diversas fuentes del cuerpo policial, fue el expresidente el que presionó al entonces cconsejero de Interior, Jordi Jané, para que le nombrara directora del ISPC en marzo de 2016. El pasado 20 de octubre, Marcos presidió el acto de apertura del curso académico del ISPC, que fue boicoteado por toda la judicatura, la Guardia Civil, la Policía Nacional y el Ejército como protesta por la inacción de los Mossos el 1-O.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos