Zoido destierra al jefe de los Mossos que diseñó el plan de pasividad en el 1-O

Relega a una comisaría al jefe de Dispositivos y Despliegues que envió solo a dos agentes por colegio

MELCHOR SÁIZ-PARDO

Madrid. El Ministerio del Interior sigue la purga silenciosa de la cúpula de los Mossos que estuvo detrás de la inacción del cuerpo autonómico durante el referéndum del 1-O. Juan Ignacio Zoido ha ordenado enviar a una comisaría de Barcelona al jefe de la policía catalana que debía coordinar la actuación de los Mossos con la Policía Nacional y la Guardia Civil para evitar la votación.

El mando desterrado es Joan Cordón, hasta ahora el jefe del Área Técnica de Planificación y Dispositivos (ATPD), que fue destituido el pasado 7 de febrero en aplicación del artículo 155. A pesar de tener grado de inspector, Cordón, hombre de confianza del exjefe de los Mossos Josep Lluís Trapero, era el máximo responsable de la «planificación, diseño, coordinación, organización y supervisión de las operaciones especiales» de los Mossos. Como jefe de la ATPD, estuvo presente en las reuniones entre el mando único de Interior contra el 1-O, el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, y los mandos de la policía autonómica para coordinar el despliegue a fin de evitar la apertura de los colegios. Un plan en el que al final no participaron los Mossos.

El cuerpo autonómico, según el diseño que realizó la ATPD, se limitó a mandar a dos agentes a cada colegio con el único objetivo de informar que la consulta había sido prohibida por el Constitucional. En muchos casos, además, los Mossos se dedicaron a espiar a los agentes del Ministerio del Interior, según ha denunciado la Guardia Civil en sus informes al Supremo.

Cordón, que orgánicamente tenía como función «garantizar el enlace organizativo con otros cuerpos policiales en la planificación de los dispositivos», también tomó parte en las reuniones con la cúpula del Ministerio del Interior para organizar los preparativos de las elecciones del 21-D, junto al nuevo jefe de los Mossos, Ferrán López, una vez que el cuerpo ya había sido puesto bajo control de la Administración central.

Según fuentes gubernamentales, Cordón va a ser destinado a un puesto de inspector (que es su categoría profesional) en una comisaría de barrio de Barcelona, concretamente será el jefe del Área Básica Policial del distrito de Gracia.

Se trata de un puesto de mucha menos responsabilidad del que ocupaba. Aun así, desde Interior niegan que sea una represalia. «Se trata de un movimiento interno sin ningún matiz sancionador. El puesto de Cordón va a ser ocupado por un intendente de la nueva promoción», han apuntado portavoces del departamento que dirige Zoido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos