Zoido defiende al director de la DGT porque es una «gran trabajador»

La Fiscalía de Madrid investiga el colapso de tráfico en la autopista AP-6 por si hay un delito contra el consumidor

L. TORRES MADRID.

El ministro del Interior salió ayer en defensa del director general de Tráfico, en el ojo del huracán de las críticas por su gestión del caos circulatorio el día de Reyes en los accesos a Madrid por un temporal de nieve que atrapó a miles de vehículos. «Es una persona muy trabajadora e hizo un gran trabajo», afirmó Juan Ignacio Zoido, que hasta ahora había guardado silencio sobre el papel jugado por Gregorio Serrano, colaborador suyo desde que coincidieron en el Ayuntamiento de Sevilla, como alcalde el primero y concejal de fiestas el segundo.

Evitó, de todas maneras, decir si mantiene su confianza en él y ante una pregunta específica respondió que el director de Tráfico «ha dado las explicaciones que tenía que dar y continuará dándolas». Serrano siguió la crisis circulatoria del sábado y domingo en la autopista AP-6 desde su domicilio en Sevilla, y hasta el lunes no regresó a Madrid. Se escudó en que estaba de vacaciones navideñas y que siempre estuvo en contacto con los responsables de su departamento. Además, agregó en un intento de poner un punto de ironía en la polémica, en la capital andaluza «funcionan las líneas telefónicas e Internet». El problema es que llovía sobre mojado porque la primera reacción de Serrano ante el colapso en las carreteras fue culpar a los conductores por hacer caso omiso de los avisos de temporal.

Zoido señaló, tras presidir en Vitoria la toma de posesión del jefe superior de Policía en el País Vasco, que los responsables de la DGT tuvieron un actuación clave para desatascar «cantidad de puntos negros» el sábado y el domingo por unas condiciones meteorológicas «adversas». El ministro, que también estaba en su casa de Sevilla durante la crisis y se le vio en el derbi entre el Sevilla y el Betis, explicó que se incorporó al comité de crisis «al ver la aglomeración que se había producido».

También precisó que no hay una decisión tomada sobre la obligatoriedad de que los conductores lleven una equipación específica, un kit, contra las nevadas en las zonas de riesgo. «Es una aportación de los técnicos», pero, aclaró Zoido, no hay nada resuelto y no se debe darle «más trascendencia».

Mientras el titular de Interior comentaba el colapso de tráfico que atrapó durante la madrugada y buena parte de la mañana del domingo a 3.000 vehículos a lo largo de 80 kilómetros, la Fiscalía de Madrid anunció que investigará las posibles responsabilidades civiles que puedan derivarse del caos en la autopista AP-6. El fiscal jefe de Madrid, José Javier Polo, ordenó la incoación de diligencias para esclarecer los hechos, sobre todo indagará el papel de la concesionaria de la vía, Iberpistas, perteneciente a Abertis, y centro de las quejas de los miles de usuarios atrapados en la carretera.

El antecedente de Burgos

Con estas diligencias trata de averiguar si los hechos pudieran ser constitutivos de un delito contra los derechos de los consumidores y, si así fuera, «ejercitar las acciones judiciales oportunas». La exigencia de responsabilidades legales a las empresas concesionarias de las autopistas no es algo excepcional, y el Tribunal Supremo confirmó hace siete años una sentencia de la Audiencia Provincial de Burgos que condenó a la empresa concesionaria de la autopista AP-1 por falta de previsión, suficiente vigilancia y falta de coordinación y tuvo que indemnizar con 150 euros a casa uno de los afectados por un temporal de nieve y el atasco de automóviles en el invierno de 2009, así como a la devolución del pago del peaje.

También el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, abrió una investigación y reclamó a los Ministerios de Interior y Fomento información sobre el colapso porque cree que se debió a disfuncionalidades e imprevisiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos