Zoido anuncia una «revisión de protocolos» tras los atentados de Cataluña

M. S. P.

madrid. Juan Ignacio Zoido anunció ayer en el Congreso que su departamento está «revisando los protocolos» de seguridad para detectar los posibles fallos que permitieron a la célula de Ripoll atentar el 17 de agosto en Las Ramblas y Cambrils, pero se negó, a pesar de la insistencia de Ciudadanos, a facilitar más datos sobre la investigación sobre los yihadistas, alegando que el tema está bajo secreto del sumario.

El ministro del Interior, en respuesta a una pregunta del diputado de Ciudadanos Miguel Ángel Gutiérrez, admitió que la «autocrítica es buena», pero insistió en que el Gobierno está «administrando con mucha prudencia» la información de la que dispone. Zoido recordó que, en la medida que permitían el transcurso de las investigaciones, Interior informó con «transparencia, en tiempo real y con muchísima lealtad» de los datos disponibles, pero reiteró que «hay una investigación judicial que hay que esperar a que termine» para dar a conocer más detalles. «No utilicemos políticamente unos actos tan terribles», reprochó el ministro a Ciudadanos.

Sus explicaciones no convencieron a Gutiérrez, quien apuntó que Interior debe «informar» ya en sede parlamentaria de «qué es lo que ha pasado en esos atentados». «Los españoles quieren saber si hubo alerta del servicio extranjero, cómo puede ser que un exconvicto pueda viajar por Europa y convertirse en imán o qué pasó en la casa de Alcanar», apostilló el diputado, al tiempo que acusó a Zoido de usar el pacto antiyihadista para «hurtar» al Congreso el control al Ejecutivo.

Fotos

Vídeos