Víctimas e intelectuales piden a ETA que aclare los 358 crímenes sin resolver

Un emblema de ETA en una de las calles de la localidad vizcaína de Bermeo. :: Vincent West / Reuters/
Un emblema de ETA en una de las calles de la localidad vizcaína de Bermeo. :: Vincent West / Reuters

Impulsan un manifiesto para un final «digno» de la banda terrorista frente a su «fuerte operación de blanqueo»

O. BARRIUSO

bilbao. Un centenar de intelectuales y víctimas del terrorismo piden a ETA en un manifiesto el esclarecimiento de los crímenes sin resolver, que ascienden «al menos» a 358, y la condena «de su historia de terror» para así «deslegitimar» el uso de la violencia con fines políticos «con vistas a las generaciones futuras».

Los impulsores, hace un año, del escrito 'Por un fin de ETA sin impunidad' -Fernando Savater, Maite Pagazaurtundua, Joseba Arregi, Consuelo Ordóñez, Teo Uriarte, Martín Alonso y Luis Castells- han alumbrado ahora este nuevo documento, con el que buscan contribuir a un final «digno y definitivo» de la banda en vísperas del acto del próximo viernes en Cambo en el que se escenificará su desaparición.

Los firmantes quieren suscitar un debate «limpio y necesario» para contrarrestar la «fuerte operación de blanqueo» impulsada por plataformas sociales y mediadores internacionales ante la anunciada «desmovilización» de la banda. En el mismo sentido, el colectivo de víctimas vascas, Covite, ha convocado una comparencia con «representantes del mundo de la cultura e intelectuales vascos» el próximo miércoles en San Sebastián «con motivo de los sucesivos actos en torno a un supuesto anuncio de final de ETA».

Los firmantes denuncian la «cínica y cruel» petición parcial de perdón por parte de la banda

El manifiesto, disponible en la plataforma change.org, denuncia que ETA «no ha cumplido los mínimos necesarios» para un final con «justicia y reparación». En el primer caso, porque sus miembros siguen negándose a colaborar con los tribunales -la «delación» es una de las líneas rojas para el colectivo de presos-. En el segundo, porque los terroristas, «ahora con careta de sensibles», han aireado una petición de perdón solo a las víctimas consideradas colaterales, que, según denuncia el manifiesto, es parte del «teatro propio de la banda» y apunta a que «seguirán legitimando los asesinatos con mentiras y construcciones ideológicas». «Reesulta especialmente cínico y cruel que publiciten una petición de perdón a las víctimas y, a la vez, justifiquen el asesinato», lamentan.

Por eso, exigen «respeto» a todos los damnificados «sin excepción» y el final de la «humillación». «Nadie está bien muerto, ninguno debió ser asesinado», insisten, convencidos de que el reconocimiento del daño causado es solo un «requisito impuesto» para «salvar la cara» ante las personalidades internacionales que irán a Cambo.

«Diluir la responsabilidad»

Los firmantes reclaman además el final de los homenajes a terroristas en las plazas de los pueblos y el «reconocimiento público» de que ETA «obstaculizó el desarrollo de la democracia en España y a pesar de ello hay ahora en España una democracia indudable». Todo, con el convencimiento de que ETA intenta «diluir su responsabilidad» y dar pábulo a la «impunidad moral, social y política, aprovechando las ganas de la sociedad» de que los terroristas cierren definitivamente la persiana.

Según subrayan, si ETA no asume esas exigencias, incurrirá en una «doble victimización» de aquellos a los que «persiguió, acosó, hirió o asesinó». El manifiesto deja claro que el «paso adelante» de ETA solo será aceptable si su perdón se dirige «a toda la sociedad española y al Estado de Derecho que intentó destrozar» y no se queda en «propaganda para sus herederos políticos».

A los promotores del documento se han sumado ya, entre otros muchos, los escritores Fernando Aramburu y Juan José Millás, el director del Memorial de Víctimas Florencio Domínguez, y políticos y expolíticos como María San Gil, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Esteban González Pons o Gorka Maneiro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos