«¡No ha venido aquí a presidir un gobierno sino un CDR!»

Inés Arrimadas en su réplica a Torra. :: Pau Barrena / AFP/
Inés Arrimadas en su réplica a Torra. :: Pau Barrena / AFP

Ciudadanos, PSC y En Comú y el PP cuestionan la capacidad de Torra de ejercer como presidente de la Generalitat por su concepto de Cataluña

P. DE LAS HERAS MADRID.

Nada en el discurso de investidura de Quim Torra sirvió para diluir siquiera mínimamente la inquietud (e incluso la indignación) que sintió la oposición el pasado jueves tras conocer que sería finalmente el candidato «viable» de Junts per Catalunya y Esquerra a la presidencia de la Generalitat. Al revés, Ciudadanos, el PSC, En Comú y el PP -formaciones que mantienen entre sí discrepancias ideológicas sustanciales- se sintieron ratificados. «¡Usted no ha venido aquí a presidir un gobierno, ha venido a presidir un CDR!», llegó a exclamar Inés Arrimadas en alusión a los grupos radicales responsables de cortes de carreteras, de las vías del AVE o de otras acciones «en defensa de la república».

Torra pidió el viernes perdón a quien se sintiera «ofendido» por el contenido de los tuits y artículos de tinte xenófobo que publicó hace seis años y que se ha apresurado a hacer desaparecer en los últimos días; entre ellos, ese en el que afirmaba que no es «nada natural» hablar en español en Cataluña, que la lengua «es el alma de la patria» y que «cuando se decide no hablar en catalán se está decidiendo dar la espalda a Cataluña». Sin embargo, no se retractó de lo dicho, ni en la cadena pública ni tampoco en sede parlamentaria, donde dejó claro que el único objetivo de su presidencia tutelada y provisional es la ruptura con España.

Todas las fuerzas de la oposición se lo echaron en cara. Expresaron su sorpresa por que alguien que pretende presidir el Gobierno de Cataluña no tenga proyecto alguno sobre políticas sociales, sobre infraestructuras, sobre financiación... El líder del PSC, Miquel Iceta, se mostró dispuesto a concederle el beneficio de la duda y a admitir la posibilidad de que en el ejercicio del cargo tenga otro comportamiento. «Creo que a veces el hábito hace al monje», dijo. Sin embargo, ni Arrimadas ni Xavier Domènech, líder de los comunes, ni el popular Xavier Albiol traslucieron esperanza alguna.

Ataque al 75%

Domènech fue, de hecho, casi tan duro como la líder de Ciudadanos. «Ha hecho usted un buen discurso para Carles Puigdemont, para intentar convencer a la CUP -espetó al aspirante-. No creo que lo haya sido para el conjunto del país».

Como Arrimadas, el líder de Podemos en Cataluña advirtió a Torra de que sus tuits de 2013 suponen un ataque al 75% de los catalanes que se sienten españoles en mayor o menor grado. «Dígame qué piensa de los españoles porque así sabremos qué piensa de los catalanes y sabremos si entiende Cataluña», exigió. No hubo respuesta. Sólo un comentario jocoso sobre la difusión que alcanzarán ahora sus artículos, que hizo estallar a la líder de la oposición: «¿Pero quién se ha creído usted»?».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos