Una vecina de Riudecanyes alertó de objetos sospechosos en la masía

Aspecto exterior que presenta la masía de Riudecanyes; en el recuadro, restos del carné de conducir de Hichamy. :: A. González / Diari de Tarragona /
Aspecto exterior que presenta la masía de Riudecanyes; en el recuadro, restos del carné de conducir de Hichamy. :: A. González / Diari de Tarragona

El Audi negro utilizado en los atentados de Cambrils fue visto días antes en la zona donde los yihadistas, según el juez, eran adoctrinados

MÓNICA JUST RIUDECANYES (TARRAGONA).

Una casa abandonada ubicada junto al pantano. No es propiamente una masía, aunque así aparece reflejado en el auto de prisión dictado por el juez Andreu. Es un viejo restaurante tapiado y lleno de escombros. Está en la urbanización Mar de Riudecanyes (Tarragona), a 14 kilómetros de Cambrils. Allí, aunque fuera del edificio, hallaron unas garrafas llenas de líquidos. Una bombona de butano. Y restos de alguna hoguera. Los responsables de los atentados estuvieron allí días antes de sembrar el terror en Las Ramblas. Algunos vecinos habían alertado de movimientos extraños. Y el Audi negro que usaron en Cambrils fue avistado a principios de la semana pasada, circulando de forma temeraria por esa carretera.

Lara, vecina de la zona, pasa por allí a menudo a pasear a su perro. El viejo restaurante está totalmente abandonado. Y su entorno. Hay mucha basura. Fue ella quien el viernes por la mañana, cuando pasó por allí, se encontró varios objetos que normalmente no estaban. «Había una bombona de butano, un casco de moto y una manta térmica», explica a 'Diari de Tarragona'. Llamó al Ayuntamiento para que lo tuvieran en cuenta. Ahí quedó todo. «Lo que me sorprendió es que el mismo viernes por la noche me llamaron para que fuera a declarar, ya que habían encontrado pruebas de que los yihadistas estaban por en medio», explicaba ayer esta vecina que lleva cuatro años viviendo en la urbanización. El mismo viernes por la noche, de hecho, hubo muchos controles policiales.

Este viejo restaurante es propiedad municipal. Y el Ayuntamiento ordena tapiarlo de forma periódica. Pero los vándalos lo revientan de vez en cuando en busca de metales. Está saqueado. A veces también se reúnen allí grupos de jóvenes para hacer botellones. «Hasta ahora no habíamos visto nada raro», señalan varios residentes de la zona, sorprendidos y algo aturdidos por todo lo que está ocurriendo.

Escombros y basura

El interior está destrozado. Y fuera, justo delante del edificio, se pueden ver tirados guantes de látex, que al parecer habrían utilizado los Mossos para el registro. No queda mucho más. Solo un par de hogueras. Y escombros. Basura.

Los vecinos también alertan de que se trata de una urbanización sin luz en la vía pública. «Solo se ilumina con la luz que puedan generar los chalets», insiste Lara. Una situación que también subraya Josep, un vecino de El Morell que tiene una casa en Riudecanyes y a quien le cuesta creer lo que ha podido pasar allí. «Hace años que no tenemos junta y esto hace que las reivindicaciones queden en nada», señala, respecto a cuestiones como la falta de alumbrado. Los residentes creen que esta falta de alumbrado también habría podido ser un reclamo para elegir un lugar como este.

En el pueblo están sorprendidos. No se habla de otra cosa. «El día después de los atentados ya corría el rumor de que los terroristas habían estado aquí. Pero primero no te lo crees», afirma Rosa María, también vecina de Riudecanyes, impactada. Están a la expectativa. Dicen que ha habido varios registros. Y esperan que la investigación siga su curso y aclare exactamente qué ocurrió allí. El Ayuntamiento de Riudecanyes ha enviado un comunicado en el que agradece la colaboración ciudadana, que detectó hechos sospechosos alrededor del solar del antiguo restaurante ubicado en la urbanización Mar de Riudecanyes, el pasado viernes, y se alertó a los Mossos. Desde el consistorio señalan que fue precisamente el cuerpo policial quien localizó allí los restos de una hoguera con documentación y otros elementos. Y hace un llamamiento a la calma. «Aconsejamos a la población de Riudecanyes que esté tranquila. En estos momentos es indispensable dejar trabajar a los cuerpos de seguridad y permitir la correcta evolución de la investigación».

Más

Fotos

Vídeos