Valls, comodín de Cs, PSC y PP

El exprimer ministro francés irrumpe en la campaña en apoyo de los constitucionalistas para demonizar el nacionalismo

C. REINO BARCELONA.

El exprimer ministro francés Manuel Valls se convirtió ayer en el protagonista de la campaña de las fuerzas constitucionalistas. A falta de mandatarios de relumbrón, más allá de los líderes nacionales, el dirigente galo irrumpió en la campaña como estrella invitada, y mostró su apoyo para cualquiera de las tres fuerzas antisoberanistas. «Europa -dijo- necesita a España» para relanzar el proyecto europeo.

Valls participó en un desayuno coloquio junto a la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y el candidato popular, Xavier García Albiol. Más tarde intervino en el mitin que Ciudadanos celebró en Barcelona junto al Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa. Hace unos días protagonizó otro acto con el líder del PSC, Miquel Iceta. Se ha convertido en el comodín de las tres fuerzas constitucionalistas.

Valls, barcelonés de familia (su tío abuelo fue el autor del himno del Barça), es uno de los dirigentes europeos que con más contundencia ha cargado contra el independentismo catalán, al que considera, en línea con la posición dominante en la UE, que puede suponer el germen que despierte otros procesos independentistas en otros estados europeos que acaben por dinamitar, desde dentro, el proyecto de la UE.

«Nacionalismo es guerra», afirmó en el mitin de la formación naranja en el teatro Goya de Barcelona, parafraseando a François Miterrand. El nacionalismo catalán comparte el «antieuropeísmo» de los populismos «de derecha o extrema derecha», expuso, y pone en peligro el futuro de la Unión Europea porque «abre la puerta» a movimientos similares. El mundo mira «con preocupación» la posibilidad de que el proyecto comunitario se fragmente, sobre todo desde el 'brexit', señaló junto a Albert Rivera e Inés Arrimadas. La formación naranja ha puesto el acento en el carácter euroescéptico de la candidatura de Puigdemont, desde que el expresidente de la Generalitat propuso la celebración de un referéndum en Cataluña para decidir la permanencia en la UE

España no es franquista

En el acto junto a los líderes del PP, Valls defendió el 155 y afirmó que en Francia lo habría aplicado en un caso secesionista similar. «España no es una dictadura y el Gobierno español no es franquista», aseguró, frente a los eslóganes de los secesionistas, que presentan la realidad española en blanco y negro, con represión, violación de los derechos humanos y la existencia de presos políticos. El ex ministro francés socialista señaló además que se debe secundar a los que apoyan la Constitución, el Estado de Derecho y la democracia en un momento en que «se está jugando el futuro de Europa».

Días atrás, también apoyó a los que en el pasado eran sus correligionarios, los socialistas. Valls, que se dio de baja en junio del Partido Socialista francés y aspira a jugar un papel en la formación de Enmanuel Macron, se reunió con Miquel Iceta en su despacho en Barcelona. En un encuentro en la escuela de negocios Esade, el dirigente galo abogó por una solución «sutil» y «pactada» entre Cataluña y el resto de España. La tesis del PSC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos