Urkullu se centra en las víctimas e ignora el comunicado de ETA

Urkullu, durante el pleno de ayer de la Cámara vasca. /  D. AGUILAR / EFE
Urkullu, durante el pleno de ayer de la Cámara vasca. / D. AGUILAR / EFE

El PNV manifiesta que el de ayer fue un día para «mirar al pasado» y evitar así que «se repita»

OLATZ BARRIUSO

bilbao. El lehendakari Urkullu hizo ayer una valoración escueta del final de ETA, mirando más a las víctimas y a la convivencia futura que al comunicado con el que la banda anunció su final, que ni siquiera mencionó. En mitad de su discurso en la gala de entrega de premios de la federación vasca de deporte adaptado, el jefe del Ejecutivo de Vitoria hizo una breve mención al «día importante» que Euskadi vivió ayer por la desaparición «para siempre» de ETA. «Nuestro primer recuerdo es para todas las víctimas, víctimas que nunca debieron producirse», abundó el lehendakari, que mantuvo escrupulosamente su agenda y evitó extenderse a la espera de la declaración institucional que hará pública esta tarde en una comparecencia conjunta con la presidenta navarra, Uxue Barkos.

Ambos han elegido el Palacio del Señorío de Bértiz, a cuarenta kilómetros de Pamplona, para dar lectura a la declaración compartida, una vez concluya la «conferencia internacional» con la que mediadores, plataformas sociales, partidos y sindicatos -entre ellos, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar- escenificarán hoy el cierre definitivo del «ciclo histórico» de ETA en Cambo. Ni el lehendakari ni la presidenta navarra estarán en la localidad vascofrancesa -a donde sí acudirá el presidente de la Mancomunidad de Iparralde, Jean-René Etchegaray-, y, de hecho, Urkullu participará simultáneamente en la inauguración de las obras de la línea de tren entre Hendaya y San Sebastián.

Ayer, el lehendakari prefirió quedarse con la «determinación» de la sociedad vasca de «trabajar juntos por un futuro de convivencia normalizada» y «con memoria» que debe asentarse, a su juicio, sobre tres pilares: «el compromiso ético, la dignidad humana y los derechos de todas las personas». Ni una mención a ETA y a su comunicado tras confiar en que la banda todavía estaba «a tiempo» de reconocer «el daño injusto causado». No lo hizo y ya no lo hará porque el de ayer fue su último comunicado.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, tampoco habló -se reserva para el acto de hoy en Cambo- pero sí lo hizo la dirección de la formación nacionalista. La ejecutiva de la formación consideró que ayer era un día para «mirar al pasado» y evitar así que «se repita» y por eso quiso tener «un recuerdo muy especial» para todas las personas que «de forma directa o indirecta» han padecido el «daño injusto» de ETA, sus familiares y allegados. También celebró el PNV que, con la desaparición de ETA, «la sociedad vasca se quita plomo de las alas para poder volar en libertad». «Hoy queremos mirar al futuro de una Euskadi en paz», abundó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos