La unidad del secesionismo civil se rompe por primera vez

La ANC presiona con una manifestación a los partidos para que cierren un acuerdo para construir la república

CRISTIAN REINO

barcelona. La Asamblea Nacional Catalana y Ómnium Cultural, las dos plataformas que han sido la punta de lanza del proceso secesionista en los últimos años, se han distanciado como consecuencia de la pugna entre los distintos sectores del independentismo y por el fracaso del proceso. Por primera vez en mucho tiempo, los dos motores movilizadores del secesionismo no marcharán juntos en una manifestación fijada para este domingo en Barcelona.

La ANC ha convocado con el objetivo de presionar a los partidos para que se pongan de acuerdo para formar un gobierno efectivo que se ponga a construir la república. Fuentes de la organización admitieron ayer que cada una de las entidades ha optado por una estrategia distinta tras el fin del proceso y que en el caso de Ómnium ha iniciado un cierto «repliegue» para centrarse en su tarea original que es la defensa de la cultura y la lengua catalana. En la ANC creen que el independentismo tiene que rehacer su hoja de ruta de cara a los próximos años, para seguir trabajando por la secesión. De momento, la poderosa plataforma secesionista, cuyo anterior máximo responsable Jordi Sánchez podría ser el próximo presidente de la Generalitat, aprieta a los partidos para que cierren ya un pacto y formen un gobierno republicano. Si se han distanciado también es porque la Asamblea Nacional está alineada con JxCat y Ómnium, con Esquerra.

La ANC afirmó que la manifestación del domingo «no es de tipo coyuntural» pero a nadie escapa que coincide con las negociaciones entre los partidos para cerrar un acuerdo y la CUP sigue sin avalar al candidato de JxCat, por lo que la protesta pedirá unidad al independentismo y presionará a los anticapitalistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos