Turquía entrega a la viuda del yihadista español más sanguinario

'El yihadista' Kokito' posa con su hijo, fruto de su relación con Assia Ahmed, en Siria. :: R. c.
'El yihadista' Kokito' posa con su hijo, fruto de su relación con Assia Ahmed, en Siria. :: R. c.

Assia Ahmed, que estuvo casada con el 'Matarife de Castillejos', fue detenida en diciembre cuando regresaba a Europa

MELCHOR SÁIZ-PARDO

Madrid. Las autoridades turcas entregaron ayer a España a Assia Ahmed Mohamed, de 27 años, la viuda de Mohamed Hamduch, alias 'Abu Tasmin el Magrebí', alias 'Kokito' o más conocido como el 'Matarife de Castillejos' por su afición a posar con cabezas decapitadas de los militares sirios.

Ahmed Mohamed y la también española Fátima Akil Laghmich (de 22 años y viuda igualmente de otro muyahidín marroquí, Mourad Kadi) fueron detenidas el pasado diciembre en la frontera turco-siria cuando abandonaban el territorio controlado por el Estado Islámico para llegar a Europa. Las dos fueron capturadas ayer en el aeropuerto de Barajas apenas pisaron territorio español en esta entrega extrajudicial pactada con las autoridades de Ankara.

Ambas viajaban el pasado diciembre con sus hijos de dos años, Abdulrahman (vástago de 'Kokito') y Yunes (hijo de Kadi). Además, Assia Ahmed ha dado a luz a otro bebé durante su detención en Turquía a la espera de su entrega a España, que es hijo de su segundo matrimonio con otro terrorista del 'Califato', también fallecido en 2016 y con el que se casó tras la muerte de 'Kokito' en otoño de 2015 en los bombardeos de Alepo. Los tres menores, explicó el Ministerio del Interior, fueron entregados a las familias en España de las dos jóvenes.

Assia Ahmed y Fátima Akil serán puestas a disposición del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, quien decidirá sobre su suerte y si da por buenos los informes de los servicios antiterroristas de la Guardia Civil que apuntan que ambas, en particular la viuda de 'Kokito', suponen una «amenaza potencial para la Seguridad Nacional», ya que han vivido durante dos años y «de manera voluntaria bajo las condiciones del grupo terrorista Daesh» en un «contexto de brutalidad extrema». Todo ello, al margen de haber estado casadas con dos yihadistas que participaron en «asesinatos en masa».

Cinturón de explosivos

Ahmed Mohamed, que en Ceuta llegó a cursar estudios de bachillerato, huyó de su ciudad natal en el verano de 2014 para viajar a Siria a fin de unirse a 'Kokito', de 30 años, un exvendedor ambulante de ropa y exmecánico de la vecina ciudad marroquí de Fnideq (la antigua Castillejos). 'Kokito', muy popular entre los radicales del barrio ceutí de El Príncipe, se integró en 2013 en las filas del naciente Estado Islámico, convirtiéndose en poco tiempo en un icono de los yihadistas por su sadismo con los enemigos, a los que solía decapitar.

La joven se casó por poderes con el yihadista. En aquella ceremonia, el terrorista, a petición de su prometida, le regaló un cinturón de explosivos como dote. Tras encontrarse con su marido en el campamento de Al Atarib se quedó embarazada. El alumbramiento del pequeño fue celebrado por los yihadistas en las redes sociales como el primer niño español nacido en el Califato.

Assia Ahmed, a su vez, comenzó su radicalización tras la muerte de su hermano, Younes, 'El Esponja', en Siria.

Fotos

Vídeos