El Tribunal de Cuentas fiscalizará la diplomacia de Mas y Puigdemont

P. DE L. H.

Madrid. El Tribunal de Cuentas investigará, a instancias de PP, PSOE y Ciudadanos, la acción exterior desarrollada por la Generalitat de Cataluña entre 2011 y 2017, es decir, durante los Gobiernos de Artur Mas y Carles Puigdemont. Los tres partidos consideran pertinente que el órgano que preside Ramón Álvarez Miranda dilucide si se dedicaron recursos a la causa independentista.

Las denominadas embajadas catalanas y el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña, Diplocat, fueron respectivamente suprimidas y liquidado hace una semanas en aplicación del artículo 155 de la Constitución, precisamente porque el Ejecutivo de Mariano Rajoy consideró que habían sido empleados para fines impropios.

Este miércoles, la Comisión Mixta Congreso-Senado para las relaciones con el Tribunal de Cuentas debatió sobre el asunto y acordó elevar una petición al órgano fiscalizador para que analice en profundidad si ha existido un mal uso de los fondos públicos. Algo similar a lo que ya esá haciendo con la consulta del 9-N, en un procedimiento por el que Mas y otros exaltos cargos catalanes tuvieron que depositar una fianza de 5,2 millones de euros.

La propuesta contó con la oposición de Podemos y el PNV. Ni Esquerra ni el PDeCAT participaron en la reunión. El argumento de las dos fuerzas contrarias a la apertura de diligencias es que, en todo caso, la competente para actuar sería la Sindicatura de Cuentas catalana.

El PP, sin embargo, argumentó que desde 2012 Cataluña ha sido la comunidad que más ayuda ha recibido a través de los distintos mecanismos de financiación puestos en marcha por el Estado para poder garantizar la prestación de servicios públicos básicos a los ciudadanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos