«Torrent recula y traiciona el espíritu del 1 de octubre, no va en el buen sentido»

R. C. BARCELONA.

La CUP no salió en absoluto contenta de la sesión constitutiva del Parlament. El cabeza de lista en las pasadas elecciones del 21 de diciembre, Carles Riera, acusó, de hecho, al flamante presidente de la Cámara, Roger Torrent, de «traicionar el espíritu del 1-O» y «alejarse del mandato popular y de lo que acordó el Parlament el 27-O», es decir, de la declaración de independencia.

Riera, que desveló que no había tenido ni una sola reunión de trabajo con Junts per Catalunya y Esquerra en las últimas 48 horas, juzgó que el discurso de Torrent le sitúa «en el marco autonomista y constitucional» y advirtió de que la investidura de un Gobierno «republicano» solo es posible si se desobedece ese marco.

El portavoz 'cupero' argumentó que «a la represión y la dictadura del Estado sólo se responde golpeando más fuerte con unilateralidad y desobediencia civil e institucional». Así instó a Torrent a dar los pasos para que Puigdemont pueda ser investido desde Bruselas. «Esperamos que esté a la altura» , dijo.

Aun así, advirtió de que la CUP sólo dará su apoyo al expresidente e la Generalitat si se pacta un programa para «materializar la República». «Más importantes que los nombres son los programas», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos