Torrent mantiene la convocatoria del debate para el próximo martes

Roger Torrent, durante su comparecencia de ayer para dar respuesta al Gobierno. :: Alejandro García / efe
/
Roger Torrent, durante su comparecencia de ayer para dar respuesta al Gobierno. :: Alejandro García / efe

El presidente de la Cámara catalana esconde sus planes si el Constitucional acepta la impugnación del pleno

CRISTIAN REINO

Barcelona. «El candidato es Carles Puigdemont». El presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, replicó ayer con contundencia a la impugnación del Gobierno central. A la espera de lo que pueda decidir hoy el Tribunal Constitucional, el independentismo se muestra como un bloque granítico y todos cierran filas en torno al expresidente.

Un escenario distinto será cuando se pronuncie el alto tribunal. Pero hasta entonces, el plan de Junts per Catalunya y Esquerra, con el apoyo de la CUP, se mantiene intacto. El objetivo sigue siendo restituir al expresident destituido el 27 de octubre, aunque se desconoce la fórmula. Lo relevante, dijo Torrent tras conocer el anuncio del Consejo de Ministros es que «el pleno está convocado para el martes, a las 3».

El nuevo presidente de la Cámara desoye de momento la decisión del Gobierno y trata de presentarse firme, aunque es consciente de la difícil papeleta que tendrá entre manos si el Constitucional admite a trámite el recurso y suspende la sesión de investidura. En ese supuesto, el dirigente de Esquerra Republicana tendrá tres decisiones sobre la mesa. La primera, enfrentarse a sus socios de Junts per Catalunya y acatar la suspensión. Tendría que elegir otro candidato o abrir una nueva ronda de consultas. La segunda opción será ignorar al Constitucional y celebrar el pleno en cualquier caso, pero estaría incurriendo en desobediencia y la querella no tardaría en llegar. Y una tercera, que sería dejar pasar el tiempo a la espera de una sentencia, pero con el riesgo de que se agotaran los dos meses previstos por la ley para investir un candidato y provocara una nueva cita electoral.

Torrent evitó ayer dar pistas sobre cuáles son sus intenciones y se limitó a señalar que los juristas de la Cámara analizarán la impugnación y habrá una respuesta política. De entrada, el letrado mayor del Parlamento catalán, Antoni Bayona, anticipó que la impugnación del Gobierno de Rajoy de la investidura no tiene «ningún recorrido», aunque también expresó que si el expresidente es elegido por vía telemática, la Cámara catalana vivirá un nuevo «día negro» como el 6 y 7 de septiembre.

Votar mal

Torrent pidió «respeto» al Ejecutivo porque a su juicio lo que ha hecho es «impugnar la democracia», desde la creencia de que los catalanes «no han votado bien». A su juicio, el recurso del Gobierno «no tiene ningún fundamento jurídico»y es un «fraude de ley» que «atenta» contra el sistema democrático».

El argumento de los independentistas es que Puigdemont pudo presentarse a las elecciones y pudo adquirir el acta de diputado, «igual» que el resto de los parlamentarios, por lo tanto tiene los mismos derechos para someterse a la investidura que los demás diputados. «Cumple todos los requisitos legales para ser candidato, tiene la absoluta legitimidad para serlo», afirmó el presidente de la Cámara. Y avisó que dará una respuesta de «dignidad». «Actuaremos y no nos quedaremos de brazos cruzados», advirtió.

En esta línea, Junts per Catalunya presentó ayer ante el Tribunal Supremo una querella contra el Consejo de Ministros porque considera la impugnación un «ejercicio de intimidación». La denuncia se presentó al amparo del artículo 498 del Código Penal que hace referencia al uso de la fuerza, intimidación o amenaza para que un cargo público pueda acceder a una sede parlamentaria.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos