Torrent ignora la impugnación y fija la investidura el 30 de enero

C. REINO

Barcelona. Horas después del anuncio de impugnación por parte del Gobierno central, el presidente de la Cámara catalana se anticipó a una posible suspensión por parte del Constitucional y fijó la convocatoria del debate de investidura de Carles Puigdemont para el próximo martes, 30 de enero, a las tres de la tarde. Torrent, en la convocatoria, citó el artículo 146 del reglamento del Parlamento y fijó como orden del día un único punto, debate del programa y votación de investidura del diputado Carles Puigdemont.

Torrent apuró al máximo el anuncio tras una nueva pugna con Junts per Catalunya, en este caso por la fecha. Esquerra, que defiende por que el nuevo Gobierno pueda trabajar desde el minuto uno, lo que no puede asegurar Puigdemont, apostaba por el día 30, mientras que Junts per Catalunya prefería el 31, al límite del plazo legal. La diferencia no era baladí. Esquerra quería asegurarse 24 horas, tras una eventual suspensión de la investidura, para poder improvisar una candidatura alternativa. Los neoconvergentes, en cambio, querían agotar el periodo legal para no dejar opción a un plan B y que la disyuntiva fuera Puigdemont o nuevas elecciones.

Torrent trasladó ayer a los grupos su intención de celebrar una investidura con «plena normalidad». Según apuntaron desde la oposición, en la reunión que mantuvo en Bruselas, Puigdemont no le aseguró que regresaría para participar en el debare, pero tampoco le dijo lo contrario.

Por tanto, todo sigue en el aire. También la petición de la delegación de voto de los diputados que permanecen en Bruselas, que la Mesa decidirá el martes poco antes del inicio del pleno. Siempre y cuando la sesión no haya sido anulada antes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos