El terrorismo ha asesinado y herido a 1.233 policías y guardias civiles

M. S. P. MADRID.

Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado fueron, con mucho, el objetivo prioritario de ETA. Pero no solo. También de los Grapo y de otras bandas terroristas ahora desaparecidas. También el yihadismo ha golpeado sus filas. El Ministerio del Interior, en una respuesta parlamentaria al Grupo Socialista fechada a finales de abril, revela el alcance de ese sacrificio: en sus bases de datos hay 1.233 policías y guardias civiles asesinados, heridos o incapacitados.

Es el instituto armado el que más bajas históricas ha tenido: 741, de los cuales 239 resultaron fallecidos. Pero no solo: siete guardias civiles se convirtieron en «grandes inválidos»; 45 inválidos «absolutos», 220 agentes incapacitados de forma total, 214 lesionados y cinco reconocidos como víctimas por estar amenazados. Las cifras en la Policía Nacional son algo menores: 492 víctimas, de las cuales 200 resultaron fallecidas. Además, existen doce «grandes inválidos», 27 incapacitados absolutos, 99 inválidos totales, 138 lesionados y cinco amenazados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos