El tanteo a Carmena lastra las expectativas electorales del PSOE

Sánchez promete una candidatura «muy potente» para tapar el patinazo que los socialistas tendrán en Madrid

R. GORRIARÁN

madrid. Aunque fue una oferta «informal», el PSOE asume que la invitación a Manuela Carmena a encabezar su candidatura en las municipales ha sido un «error» que ha mermado sus expectativas electorales en la capital porque es un reconocimiento de que no tiene un candidato potente para competir en Madrid.

Pedro Sánchez intentó restar trascendencia al intento del líder de los socialistas madrileños de captar a Carmena para las elecciones municipales. «Fue una conversación informal pero de ahí no pasa», apuntó ayer el secretario general del PSOE y principal sostén de José Manuel Franco. Intentó además levantar la moral de los suyos con la promesa de que el partido tendrá «una candidatura muy potente con visos de ganar» en mayo de 2019. Para atemperar los ánimos, la ejecutiva socialista divulgó asimismo una encuesta interna que refleja un triple empate entre PP, Ciudadanos y su partido con similares porcentaje de voto en Madrid y con 14 concejales cada uno. Podemos obtendría 12.

Pero el daño para los socialistas, por más que el líder y la dirección intentaran endulzarlo, ya estaba hecho. La oferta a la alcaldesa desnudó a una de las carencias que admiten en privado, la dificultad para presentar un candidato atractivo a la alcaldía de Madrid. El paso de Franco fue «una sorpresa y un error» para la dirección del PSOE porque evidencia «falta banquillo», y se puede interpretar como que nadie quiere presentarse a una derrota segura. De hecho, los dos nombres que más han sonado, Cristina Narbona, presidenta del partido, y Margarita Robles, portavoz en el Congreso, dijeron no sin dejar resquicio a la duda en cuanto fueron mencionadas.

El problema, además, es que llueve sobre mojado porque Franco ya propuso en enero una candidatura conjunta de la izquierda en Madrid, y fue desautorizado de forma fulminante desde la dirección federal. Sánchez salió en su auxilio, pero el líder del Partido Socialista de Madrid quedó tocado. Situación que se ha agravado con su invitación a Carmena y con el falseamiento de su currículum al haber mantenido durante unos años que era licenciado en Matemáticas cuando no había pasado de dar clases de esa materia.

PP y Ciudadanos no dejaron pasar el resbalón socialistas con Carmena. Para la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría es una muestra de «la falta de repertorio», mientras que para el líder del partido naranja muestra que en el PSOE «falta proyecto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos