Tabarnia convoca su primera manifestación para el 25 de febrero en Barcelona

El presidente 'en el exilio' de Tabarnia, Albert Boadella, posa ayer con la bandera en un acto en Madrid. :: chema moya / efe/
El presidente 'en el exilio' de Tabarnia, Albert Boadella, posa ayer con la bandera en un acto en Madrid. :: chema moya / efe

La plataforma llama a los constitucionalistas «de toda España» a defender los «derechos» de los tabarneses

M. E. ALONSO

MADRID. Para los escépticos, Tabarnia se convirtió ayer en una realidad. Lo podrán comprobar el 25 de febrero en la marcha que recorrerá el centro de Barcelona para «defender los derechos y la libertad de un pueblo que ha vivido oprimido». Así lo anunció en Madrid su presidente 'en el exilio', Albert Boadella, que hizo un llamamiento a los constitucionalistas «de toda España» para abarrotar las calles de la capital catalana. «Estamos para salvar la situación frente al cuento del derecho a decidir», aseveró.

Con la sátira como arma, el dramaturgo presentó a este territorio imaginario, que propone segregar las comarcas de Tarragona y Barcelona de mayoría no independentista, como «los anticuerpos» para erradicar la epidemia separatista en Cataluña y como única terapia posible. Más efectiva que la aplicación del 155 o el encarcelamiento de los líderes soberanistas, aunque apuntó que la Constitución y las cárceles «tampoco están de más».

Boadella se quiso identificar con Puigdemont para poner en evidencia el discurso secesionista, y aseguró que «el presidente legítimo soy yo», como dice el fugado en Bruselas, y cargó contra el prófugo al que calificó de «aprovechado» y de no valer «ni para payaso».

Frente a una Cataluña al borde del «tercermundismo» y con el 'procés' con cuerda para rato, Tabarnia, advirtieron sus promotores, se mantendrá como la «última bala» frente al independentismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos