Un hombre y una mujer mueren al caer a una balsa para tratar de salvar a un perro

La balsa donde ha ocurrido el suceso. / Ideal

Ambos, que no «sabían nadar», se resbalaron mientras trataban de rescatar al can

FRAN GAVILÁNAlmería

Una balsa de riego de la provincia de Almería ha vuelto ser el escenario de una trampa mortal. Un hombre y una mujer, de 32 y 37 años, respectivamente, fallecieron ayer por ahogamiento mientras trataban de salvar la vida del perro de un vecino en una balsa de riego situada en el paraje conocido como Balsa Seca, en Níjar.

Según manifestó a este periódico el marido de la fallecida, identificado como Vasile, que se encontraba trabajando en El Alquián en el momento de los hechos, el trágico suceso pasó en torno a las 12.30 horas en una balsa de riego, que estaba «sin vallar», situada entre invernaderos en el núcleo nijareño de San Isidro y a escasa distancia del cortijo donde Vasile y su esposa, identificada como I. T. y de 37 años, residían.

Tal y como manifestó el marido, su mujer iba caminando junto a la balsa cuando «ha visto a un perro que se estaba ahogando». Un hecho que provocó que I. T., «muy amante de los animales», alertara rápidamente a un amigo que estaba en la zona, identificado como C. T. y de 32 años, para tratar de poner a salvo la vida del can.

El marido de la fallecida señala que el recinto estaba «sin vallar» y que había advertido de ello al dueño.

Al parecer, ambos vecinos, que «no sabían nadar» resbalaron cuando trataban de acercarse al perro para ponerlo a salvo. «No había palos ni nada para sujetarse», destacó Vasile a este diario tras lamentar que tanto su amigo como su esposa habrían resbalado debido al plástico que recubre la balsa, quedando atrapados hasta que finalmente murieron por ahogamiento.

«No era la primera vez que habían muerto ahogados perros», denunció Vacile, quien indicó que le había insistido en «bastantes ocasiones» al dueño de la finca para que vallara la balsa de riego. «No me ha hecho caso y mi mujer ha muerto a consecuencia de ello», lamentó Vasile a este periódico.

Crónica de una desgracia

En este sentido, el marido de la fallecida añadió que todos los vecinos esperaban que tarde o temprano ocurriera una desgracia. «Ya habían muerto varios perros y era un sitio muy peligroso», explicó el hombre, quien denunció, asimismo, que la ambulancia tardó «más de media hora en llegar».

«No es posible que los servicios sanitarios, que venían de Níjar, hayan tardado tanto en llegar para rescatar a mi esposa y amigo», puntualizó Vasile, que también se preguntó el motivo por el que el cuerpo sin vida de su mujer no fue rescatado del agua hasta las 15.30 horas.

«No han podido hacer nada por salvar sus vidas, estoy completamente destrozado», se sinceró el hombre con este periódico tras señalar que está estudiando interponer una denuncia a los servicios de emergencias «por el retraso» y al dueño de la finca «por no tener medidas de seguridad en la balsa, tal y como estipula la ley».

GEAS de la Guardia Civil

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron efectivos del Servicio de Emergencias del 061, quienes trataron de salvar la vida del hombre mientras que la mujer, según el relato del marido, permanecía ya sin vida en el interior de la balsa.

En este sentido, los agentes del Grupo de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil se trasladaron al lugar del trágico suceso para rescatar los cuerpos sin vida del agua pasadas las 15.30 horas. Los agentes de Unidad de Policía Judicial de la Benemérita han abierto una investigación para aclarar los hechos mientras que los vecinos señalan que todavía «existen muchos interrogantes» en torno a esta trágica muerte.

Fotos

Vídeos