«Sorprende ser policía, transexual y de Podemos»

Mirada. «A veces he sufrido alguna mirada, al principio, cuando tenía una imagen andrógina». :: S.T./
Mirada. «A veces he sufrido alguna mirada, al principio, cuando tenía una imagen andrógina». :: S.T.

La policía catalana afirma no concebir «estar en un partido de derechas» y se reconoce como un «'cóctel explosivo'» Marta Reina Izquiano Mosso d'Esquadra Transexual

DIEGO MARÍN A.

Santiago Reina nació como tal en 1970, pero hace cuatro años inició su «tránsito» -así lo llama- para ser Marta. Su caso es el primero reconocido dentro del cuerpo de los Mossos d'Esquadra. Ella ejerce como agente de seguridad aeroportuaria en El Prat, es mujer transexual y su peculiaridad se incrementa teniendo en cuenta que es militante de Podemos. Ayer, invitada por Podemos en La Rioja, participó en una jornada sobre transexualidad celebrada en Nájera.

-Es la primera en dar a conocer su caso pero ¿es la única?

-En la Policía de Cataluña sí fui la primera que ha pasado de hombre a mujer, pero en este momento desconozco si hay algún otro caso. A nivel estatal soy la segunda.

-En su caso parece haber tenido bastante comprensión por parte de sus compañeros, ¿ha sido así?

-Sí, desde que di a conocer el caso. Aunque al principio no fue fácil, también cambié de servicio y estaba más avanzada en mi tránsito. A partir de ahí fue más cómodo.

-No siempre se cuenta con mucha empatía. ¿Ha tenido buena experiencia en ese sentido?

-Hay buena aceptación por las personas más allegadas, pero no he tenido la misma suerte en otros ámbitos, como en una asociación a la que pertenecía o amistades menos próximas que, por un motivo u otro, se van distanciando.

-En el ámbito laboral, ¿algún conflicto por el uso de vestuarios o servicios, según el sexo?

-Me cambié de servicio a mitad de tránsito y a donde llegué no vieron problema de ningún tipo. En esta segunda etapa laboral no he tenido ningún problema.

-¿Su condición de 'mosso d'Esquadra' le retuvo a la hora de dar ese importante paso y cambiarse de sexo?

-No. Lo llevé con la máxima naturalidad que pude, acomodándome un poco a los pasos del tránsito, que es largo y lento. A veces he sufrido alguna mirada... pero ha sido excepción y, sobre todo, al principio, cuando tenía una imagen andrógina. Entonces era más dificultoso el trabajo y más cuando yo no pillé la baja. Ahora ya es mucho más cómodo y paso más desapercibida.

-¿Se siente identificada en Podemos, que parece más sensible a esta condición sexual?

-Soy militante activa, responsable de Políticas LGTBi y coordinadora del Círculo de Políticas de Seguridad. Me siento más cercana por los ideales políticos. No concibo estar en un partido de derechas.

-¿Ha tenido más rechazo por sus ideales políticos dentro del cuerpo de los 'mosso d'Esquadra', quizá, que por su condición sexual?

-Sorprende ser policía, mujer transexual y, encima, estar en Podemos. Tengo todo el 'cóctel explosivo'... pero, la verdad, no puedo decir que aquí en Cataluña se hayan sorprendido mucho en mi trabajo, casi al contrario, muchos me han dicho que también son de Podemos.

-¿Trabajó en la jornada del 1-O?

-Estoy destinada en un servicio en el que, afortunadamente, no tengo que estar en la calle 'dando palos'. Ese día fue horrible. Sí es cierto que, cuando acabé mi servicio, fui a apoyar al colegio de donde vivo.

-¿Sintió alguna presión ese día?

-No. Vergüenza por ver lo que hizo el Gobierno español, sí. La Policía estamos para proteger a la ciudadanía, no para pegar palos cuando se estaba ejerciendo un derecho que, creo, lo podían ejercer. La actuación policial debía haber acabado el sábado.

-¿Y qué le parece la marcha de Puigdemont a Bélgica?

-Debo opinar lo mínimo posible.

Fotos

Vídeos