ERC solo aceptará una lista unitaria si integra a todo el independentismo

Puigdemont llama a formar una candidatura de país por la «libertad de los presos políticos» para la que se ofrece como cabeza de lista

CRISTIAN REINO BARCELONA.

O todos o nada. Esquerra Republicana se siente fuerte. Todas las encuestas le conceden una ventaja muy abultada respecto al resto de grupos y la formación republicana está en disposición de poner las exigencias que quiera a sus socios. Un día después de que el PDeCAT presionara a ERC proponiéndole una reedición de una lista unitaria al estilo de Junts pel Si, los republicanos replicaron ayer doblando la apuesta: solo entrarán en una lista conjunta si esta candidatura es más amplia que la de 2015 e incluye también a la CUP y a la parte de Podemos que se ha desligado de Catalunya en Comú.

Sería una macedonia de partidos, con ERC, PDeCAT, Demòcrates (escisión de Unió), MES (antiguos del PSC), independientes, la CUP y el sector de Podemos liderado por Albano Dante Fachín. «Si esto es imposible, cada cual por su lado», afirmaron ayer desde la formación liderada por Oriol Junqueras.

Las exigencias de los republicanos y la premura del tiempo (el plazo para presentar coaliciones expira el martes) hacen muy complicada la lista unitaria. Aun así, el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, insistió ayer en la propuesta lanzada el día anterior por la ejecutiva de su partido. «Es el momento de que todos los demócratas se unan», afirmó vía Twitter desde Bélgica. «Por Cataluña, por la libertad de los presos políticos y por la república, lista unitaria», aseguró el exmandatario catalán, dispuesto a presentarse como candidato de esta posible gran coalición.

ERC, en cualquier caso, es partidario de ir en solitario. Quiere dar el zarpazo definitivo al PDeCAT y armar una fuerza que aglutine a amplios sectores del soberanismo, como antiguamente ocurría con CiU, pero en el caso republicano virado levemente a la izquierda y 100% independentista. Si la lista unitaria no sale adelante, Esquerra propondrá unidad de acción o una estrategia coordinada entre las diferentes fuerzas independentistas, básicamente con la antigua CDC para compartir puntos del programa, como la defensa de la república o la exigencia de la liberación de los dirigentes encarcelados.

Sillas vacías

Esquerra celebró ayer su consejo nacional, en un clima de rabia por los dirigentes encarcelados, a los que guardaron un silla vacía, y también de ganas de cobrarse la revancha en las urnas. La secretaria general de ERC, Marta Rovira, que es quien ha asumido las riendas ante la ausencia de Junqueras, exigió la puesta en libertad de los «presos políticos» como condición para legitimar la convocatoria electoral.

Rovira pronunció un discurso ambiguo por momentos y contradictorio al mismo tiempo, ya que dio casi por hecho que los republicanos concurrirán a las elecciones, pero a su vez amenazó con un posible boicot. «Si nosotros decidimos ir a estas elecciones, que estoy convencida de que sí, hace falta que los presos políticos, todos sin excepción, Govern y 'jordis', salgan de la prisión», afirmó.

Para los republicanos, las elecciones convocadas por Rajoy para el 21 de diciembre son «ilegales e inconstitucionales». «Sólo nosotros podemos legalizar estas urnas que ahora nos imponen, sólo nosotros podemos legitimar y tenemos la obligación de desbordar las urnas y ganarlas, y así lo haremos», aseguró Rovira.

Esquerra reclama a Rajoy garantías para el 21-D. Y es que consideran que encarcelar a independentistas «tiene el mismo efecto que ilegalizar un programa electoral», por lo que exigen su puesta en libertad para concurrir en igualdad. La segunda condición que pone ERC es que el Gobierno reconozca los resultados, que es tanto como decir que si hay victoria independentista el Ejecutivo debería hacer una lectura en clave plebiscitaria. Los dirigentes secesionistas advirtieron de que si no se cumplen sus peticiones podrían instar a los municipios donde gobiernan a no colaborar con la organización de los comicios.

Más

Fotos

Vídeos