Los socialistas confían en que las fuerzas catalanas no sigan tensando la cuerda

Pedro Sánchez (i) estrecha la mano de Puigdemont. /AFP
Pedro Sánchez (i) estrecha la mano de Puigdemont. / AFP

Los discursos de los portavoces de Esquerra y el PDeCAT en la moción de censura parecen ir en la misma dirección

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Las enormes sonrisas mostradas el viernes por los diputados socialistas pueden quedarse heladas con los primeros envites del secesionismo. De momento, sin embargo, en el principal partido de la oposición se muestran esperanzados. Creen quelas dinámicas pueden cambiar. No porque ellos vayan a ceder en la defensa del orden constitucional, aseguran, sino porque entienden que las fuerzas independentistas intentarán pasar la página de la desobediencia.

Los discursos de los portavoces de Esquerra y el PDeCAT en la moción de censura apuntan en cierto modo en esa dirección. «Ya hemos tenido un baño de realidad, ahora hay que buscar una relación bilateral pero en el marco autonomista y ya veremos hasta dónde llega esto, puede ser la independencia o no, pero seguro que es un camino largo, de años», dicen fuentes de la formación republicana en la Cámara baja.

Desde el PDeCAT también hablan de bajar el diapasón. «Torra puede pedir que se levante el control de las cuentas y se anule el decreto que facilitó la salida de empresas de Cataluña, pero no vamos a traer aquí iniciativas sobre los presos, no es el sitio y se trata de ir destensando», dicen.

No está nada claro, sin embargo, hasta qué punto la posición de los representantes catalanes en el Congreso refleja la posición mayoritaria en sus partidos. «Habrá que ver -admiten, además- cómo juega el polo del exterior (Puigdemont)».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos