Los soberanistas rechazan una iniciativa del PP contra el boicot a productos catalanes

M. E. ALONSO

MADRID. Los motores de la contienda electoral sonaron ayer con fuerza en el Congreso. El PP llevó al pleno una iniciativa simbólica para frenar el boicot contra los productos catalanes a las puertas de las fechas navideñas entre los reproches de la oposición al completo por su «oportunismo». «Alientan el conflicto y ahora intentan aprovecharlo electoralmente. Están haciendo más campaña aquí que (Xavier García) Albiol en Cataluña», recriminó a la bancada popular el diputado socialista José Zaragoza.

La propuesta, que ha levantado ampollas entre el bloque catalán, pretende que la Cámara reconozca que «la actitud irresponsable» de los independentistas ha perjudicado la economía de Cataluña. Así lo argumentó el diputado del PP José Ignacio Llorens, que reclamó a los soberanistas que «dejen de bailar el mambo que toca la CUP» y reflexionen porque «si no lo hacen ahora les pasaremos factura» el 21 de diciembre.

Desde el PDeCAT Ferran Bel anticipó que «no les va a votar ni el 'tato' con este discurso» mientras que el diputado de Esquerra, Gabriel Rufián, aseguró, sin apenas argumentarlo, que la iniciativa del PP, en el fondo, pedía a Cataluña que se conformase con su situación porque no había «ganado» la guerra civil. «Ustedes son el boicot, ustedes y sus carceleros», acusó el republicano.

A pesar de llevarse la bronca de buena parte del arco parlamentario, el PP logrará sacar adelante hoy la propuesta con el apoyo, a regañadientes, del PSOE y de Ciudadanos, casi obligados a votar a favor tras hacerlo hace unas semanas en el Senado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos