Sánchez exige a Rajoy una «salida política» para la crisis catalana

P. DE L. H. MADRID

No quitó responsabilidad a los secesionistas, pero el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, volvió también ayer su mirada hacia Mariano Rajoy para exigirle que ofrezca una «salida» a Cataluña, más allá del recurso a los tribunales. «En política el que no hace nada -advirtió con crudeza durante un desayuno informativo en Madrid- tampoco es nada».

El líder de la oposición mantiene contactos frecuentes con el jefe del Ejecutivo sobre esta crisis de Estado y, hasta la fecha, ha respaldado todas las iniciativas destinadas a frenar la ruptura de la soberanía nacional. Pero no es la primera vez que le afea su inmovilismo.

Un día después de que el presidente del Parlamento catalán decidiera suspender el pleno en el que se pretendía someter a votación la investidura de Carles Puigdemont, huido en Bruselas, volvió a la carga con sus advertencias. «La finalidad del Gobierno no es conservar el poder sino resolver los problemas y no cronificarlos», dijo.

El dirigente de los socialistas aprovechó así el acto de Nueva Economía en el que presentó al líder de su formación en Madrid, José Manuel Franco, para abogar por «un proyecto común capaz de embarcar a la mayoría de quienes, piensen como piensen, creen que ya va siendo hora de pasar la página de una etapa donde por desgracia la corrupción y la desigualdad se repiten con demasiada frecuencia».

También recriminó a las fuerzas independentistas, aun así, su actitud e insistió en que no les asiste «ni la razón jurídica ni la política». «Si su única solución es Puigdemont es que no quieren solución», sentenció el líder del PSOE.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos