Sánchez exige a Rajoy que «cumpla» y «abra el candado» constitucional

El presidente del Gobierno recuerda que el PP está en la comisión territorial y afirma que «siempre» respeta sus compromisos

P. DE LAS HERAS MADRID.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, exigió ayer a Mariano Rajoy que «aclare las dudas» generadas en las últimas semanas respecto a su voluntad de poner en marcha una reforma constitucional en el Congreso. El líder de la oposición recordó, durante un acto en el que presentó a Miquel Iceta, que el presidente del Gobierno se comprometió a «abrir el candado» de la Carta Magna durante las conversaciones que ambos mantuvieron para garantizar el apoyo de los socialistas al artículo 155 en Cataluña. «Que cumpla su palabra», pidió.

Es cierto que el PP impulsó junto al PSOE, tal y como éste quería, la creación de una comisión parlamentaria dedicada a la evaluación del modelo autonómico. Una comisión que debería prolongar su trabajo durante seis meses para después, según los socialistas, emitir un informe que pueda servir de base a la reforma del marco constitucional. El mismo día en que se constituyó ese órgano hace poco más de una semana, sin embargo, el portavoz popular, José Antonio Bermúdez de Castro, echó un jarro de agua fría sobre la segunda pata del plan.

Bermúdez dejó claro que en el ánimo de su partido no está cambiar la Constitución y alegó que hay muchas cosas que se pueden hacerse para dar respuesta a los problemas del Estado de las Autonomías sin necesidad de abrir ese melón. Fue sólo una primera estocada al PSOE. El jueves llegó la segunda. El partido gubernamental, junto a Ciudadanos, obligó a postergar hasta después de las elecciones del 21 de diciembre los trabajos de la citada comisión territorial.

Ni siquiera estuvieron dispuestos a celebrar una sesión el próximo día 4 para oír a los tres padres vivos de la Constitución, José Pedro Pérez Llorca, Miquel Roca y Miguel Rodríguez y Herrero de Miñón. Una cita que los socialitas reclamaban como oportunidad para rendir un «homenaje» a los que el 6 de diciembre de 1978 lograron un consenso ahora necesario.

Necesidad

Inicialmente, Sánchez optó por no dar importancia a estos gestos y defendió que Rajoy se atendría a su compromiso. Pero ayer dejó claro que no está tan seguro. «A España no se la une con el largo de una bandera sino con una reforma constituciona que no es ya una opción sino una necesidad», dijo.

El presidente del Gobierno no tardó en replicar. En un desayuno informativo del Foro Europa en el que presentó al líder de los populares vascos, Alfonso Alonso, Rajoy alegó que él «siempre» cumple su palabra. «Nosotros estamos ahí (en esa comisión) estamos atentos a los planteamientos que nos puedan hacer todos, pero los compromisos siempre los he cumplido y seguiré haciéndolo en el futuro», dijo.

En todo caso, a primeras horas de la noche en una entrevista en Telecinco, Rajoy aseguró que ha quedado con Sánchez para «hablar» de la reforma de la Constitución, pero avisó de que esa reforma «en ningún caso» puede ser «un premio» para los que han pretendido liquidarla», ya que, según dijo, eso sería «un disparate» y un «mal mensaje para todos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos