Sánchez defiende una nación de naciones que integre a Cataluña

Sánchez interviene en el mitin de ayer del PSC. :: Quique García / efe
Sánchez interviene en el mitin de ayer del PSC. :: Quique García / efe

Iceta hurga en la herida de los independentistas e invita a los moderados del PDeCAT a que se sumen al PSC

CRISTIAN REINO BARCELONA.

Los socialistas creen que el choque de trenes entre el Gobierno central y el catalán como consecuencia del proceso soberanista es evitable antes del 1-O. Entienden que aunque el tiempo se echa encima, aún hay margen para poner medidas sobre la mesa que reconduzcan la crisis territorial. «Hay quienes creen que hasta el 1 de octubre, como va a haber un choque de trenes, mejor quedarnos parados y no hacer nada. No lo comparto», afirmó Pedro Sánchez en el mitin celebrado ayer en Barcelona para proclamar al líder del PSC, Miquel Iceta, candidato a la presidencia de la Generalitat.

Los partidos que encabezan Sánchez e Iceta proponen dos tipos soluciones: las de corto plazo para evitar la crisis desemboque en un referéndum ilegal el 1 de octubre; y otras a más a largo plazo encaminadas a resolver el problema del encaje de Cataluña dentro de España. En estas últimas, la propuesta estrella es el reconocimiento de Cataluña como nación «cultural» en una España federal y plurinacional. La premisa de Cataluña como nación ya estuvo en el debate del Estatuto y fue uno de los principales escollos entre el PSC y el PSOE. La nacionalidad catalana acabó incluida en el preámbulo de aquella ley, aunque al final el Constitucional no le dio ningún valor jurídico.

«La España nación de naciones llegará» porque «el centralismo es pasado y el federalismo es el futuro», aseguró Sánchez. El secretario general del PSOE trata de marcar distancias respecto al PP en materia territorial sin desmarcarse al mismo tiempo del Gobierno frente al desafío soberanista. Los socialistas ya han dejado claro que no apoyarán una aplicación del artículo 155 de la Constitución que supondría la intervención de la autonomía. Una medida extrema que el Gobierno de Rajoy tampoco se plantea aplicar.

Apuestan por una tercera vía, entre la radicalidad de los independentistas y el inmovilismo del Ejecutivo central, que deja para después del día 1 de octubre cualquier inicio de diálogo real para afrontar la crisis territorial. «Hay quien cree que hasta el 1 de octubre mejor quedarnos parados y no hacer nada. No lo comparto. Después del 1-O no pasará nada si antes abrimos el camino del diálogo. Empecemos a abonar ya», reclamó Sánchez.

Los socialistas proponen, entre otras medidas, un nuevo reparto de competencias para fortalecer el autogobierno, mejorar la financiación autonómica y un Senado federal, desarrollar el Estatuto, negociar todas las demandas, excepto la del referéndum, que Puigdemont hizo llegar a Rajoy en abril del 2016, reconocer la plurinacionalidad lingüística de España, asegurar la presencia de las culturas catalana y aranesa en la Unesco, y anular el juicio franquista al expresidente Lluís Companys.

Medidas que el Gobierno catalán cree que llegan tarde y que esta semana ha desdeñado con el argumento de que cuando el Tribunal Constitucional «recortó el Estatut» el presidente del Gobierno era el socialista José Luis Rodriguez Zapatero.

Elecciones inmediatas

En el mismo acto, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se unió a las fuerzas de las oposición catalanas para pedir elecciones inmediatas. Hurgó además en la herida de la crisis del PDeCAT y llamó a los moderados de ese partido a que se sumen a su proyecto para llegar a la presidencia de la Generalitat.

Los socialistas tratan de presentarse como la opción moderada en un contexto polarizado, como la fuerza que representa al catalanismo clásico que huye de la ruptura, pero sin negarse algunas reivindicaciones históricas planteadas desde Cataluña. «Invitamos a todos a que vengan a trabajar con nosotros para construir un nuevo país. Quiero sustituir el actual laberinto por una nueva esperanza. Una esperanza de acuerdo y de cambio», clamó Iceta. Para el primer secretario del PSC, el independentismo lleva a Cataluña al «precipicio» y engaña a la gente.

Fotos

Vídeos