Sánchez avala la convocatoria del 21-D y augura la victoria de los no secesionistas

Sánchez y García-Page, ayer en Toledo durante el XI Congreso regional del PSOE de Castilla-La Mancha. :: ismael herrero / efe/
Sánchez y García-Page, ayer en Toledo durante el XI Congreso regional del PSOE de Castilla-La Mancha. :: ismael herrero / efe

Rivera pide a los partidos sin opciones de vencer que dejen paso a Ciudadanos y se sumen después a un gobierno alternativo

NURIA VEGA MADRID.

El límite temporal de la intervención de la autonomía catalana y la confirmación de que el proceso concluirá con el pronunciamiento de los catalanes en las urnas, encaja plenamente con el planteamiento del PSOE, que ayer avaló la convocatoria de comicios para el próximo 21 de diciembre. El secretario general del partido, Pedro Sánchez, respaldó la disolución del Parlamento autonómico primero en una carta a la militancia y, después, en el congreso de los socialistas de Castilla-La Mancha. «Ganaremos las elecciones los que no vamos contra nadie, sino los que vamos a favor de la convivencia entre catalanes», dijo dando por inaugurada la precampaña.

En las conversaciones que Sánchez y su equipo han venido manteniendo con el Gobierno siempre estuvo sobre la mesa la oportunidad de celebrar los comicios «lo antes posible» dentro del plazo máximo de seis meses que fijaba el texto aprobado el viernes en el Senado. Horas antes de que la Cámara alta autorizara al Ejecutivo a proceder en Cataluña, la exministra socialista, Carmen Calvo, designada para negociar la aplicación del artículo 155 de la Constitución, sostenía que enero podría ser un buen mes para llamar a las urnas.

Fuentes de la formación aseguran que la opción de disolver de inmediato la Cámara autonómica se valoró en las reflexiones conjuntas con el Gobierno e interpretan que su argumento de que unas elecciones anunciadas por Carles Puigdemont habrían servido para el desbloqueo de la crisis, pesó en la decisión final adoptada por Mariano Rajoy. El propio jefe del Ejecutivo agradeció en su comparecencia del viernes a última hora del día la contribución del PSOE y Ciudadanos. «Estas medidas las han compartido, muchas han sido planteadas por ellos a lo largo de estos días», les reconoció el presidente.

El Comité Ejecutivo del PP catalán designa «por aclamación» a Albiol como candidato a la Generalitat

El apoyo al Gobierno en la gestión del desafío independentista obliga, en todo caso, a los socialistas a un esfuerzo continuado por explicar los motivos de su consenso con el Ejecutivo. Esa ha sido la tónica de las últimas semanas y en ese contexto se entiende la misiva que Sánchez hizo llegar ayer a sus militantes. Un texto en el que sostiene como «inevitable» la respuesta del 155 tras intentarlo «todo» al tiempo que recuerda sus discrepancias políticas con Rajoy, cuya investidura se negó a facilitar hace un año. «Queremos una España diferente a la que nos propone el PP. Una España limpia de corrupción. Pero frente al asalto a la legalidad del independentismo, este partido siempre tendrá claro dónde estar», alega en la carta.

Pero, además, la defensa «del Estado social y democrático de Derecho» frente a la ruptura de la legalidad en Cataluña, sirve al PSOE para defender su rol de oposición diferenciada de Podemos. Sin citar de manera explícita a la fuerza política de Pablo Iglesias, Sánchez advierte de que «no hay ninguna bandera de la izquierda en el secesionismo» ni en «poner fronteras».

En su primera intervención tras el anuncio de elecciones, el líder del PSOE reconoció el trabajo ejercido por el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, designado ya, según los socialistas catalanes, como candidato a la Generalitat. «No tenemos miedo a las urnas», proclamó este sábado el responsable territorial de Organización, Salvador Illa.

También el presidente de Ciudadanos cerró filas en torno a su cabeza de cartel, Inés Arrimadas. «Tenemos la mejor candidata, el mejor equipo y el mejor proyecto», ensalzó Albert Rivera, cuya prioridad ha sido en los últimos meses la convocatoria electoral. Además, pidió a los partidos que no confían en su propia victoria que dejen paso a los liberales y se sumen después «si quieren» a un gobierno alternativo.

El mensaje va dirigido tanto al PSC como al PP catalán, que ayer, en la reunión del Comité Ejecutivo territorial, designó «por aclamación» a Xavier García Albiol como candidato a la espera de que ser confirmado por el comité electoral nacional.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos