Sánchez alerta en Alemania sobre el independentismo

El líder del PSOE defiende que España es una democracia plena amenazada por el nacionalismo catalán

R. C. MADRID.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se sumó ayer a la ofensiva diplomática del Gobierno para desmontar en el extranjero el relato independentista del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. «Nadie puede violar la Constitución para conseguir objetivos políticos», argumentó. Invitado por el Partido Socialdemócrata alemán (SPD) a su congreso extraordinario en la ciudad de Wiesbaden, Sánchez hizo una defensa contundente de la integridad territorial de España frente a movimientos nacionalistas y populistas que ofrecen soluciones simples a problemas complejos y corrompen los valores que sustentan el proyecto europeo.

«El secesionismo en Cataluña, remarcó, no es sólo una amenaza para España sino también para el resto de Europa». El pasado 25 de marzo, el exmandatario autonómico fue detenido en Alemania como consecuencia de la euroorden emitida por el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, para ser procesado por los delitos de rebelión y malversación.

El tribunal superior de Schleswig-Holstein, debe ahora decidir sobre su entrega. Inicialmente, consideró que no se podría extraditar a Puigdemont por rebelión, pero aún debe emitir su dictamen final.

El secretario general del PSOE explicó a sus colegas que España es hoy una «democracia consolidada» en la que la defensa de un proyecto político como el soberanista es «legítimo», pero lo que no está permitido es «saltarse la ley» para conseguir ese objetivo.

En su intervención , de apenas cinco minutos e íntegramente en inglés, Sánchez reconoció que su partido ha sido y sigue siendo «muy crítico» con la actuación del Ejecutivo de Mariano Rajoy, que ha cometido, en su opinión, «errores importantes», entre ellos ser incapaz de entablar un diálogo con los independentistas y asimilar la diversidad territorial como una riqueza y no como una amenaza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos