EL SALVAVIDAS DE RAJOY

C's pisa los talones a los viejos partidos pero es difícil, casi imposible, que logre batir al PP con la ley electoral actual

ALBERTO AYALA - TWITTER: @ALBERTOAYALA11

Las sensaciones se confirman. Ciudadanos, la formación de Albert Rivera que en diciembre ganó las autonómicas catalanas, pisa ya los talones a los viejos partidos, PP y PSOE, y desplaza a Unidos Podemos al cuarto puesto en intención de voto, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), de enero, que se hizo público ayer.

Mariano Rajoy y el PP, pero de una manera especial el presidente del Gobierno y de la formación conservadora, tienen serias razones para sentirse inquietos. Por el futuro del partido, pero aún más por el suyo, en el caso del político gallego.

Y es que en intención de voto directa, sin 'cocina' de ningún tipo, el PSOE aparece como primera fuerza política con un 15,9%. Le sigue la formación naranja con un 15,7%. Mientras que los conservadores no pasan del 15,5%. Todos en un pañuelo, sí, pero por ese orden.

Segundo argumento para la inquietud popular y la esperanza naranja. Desde las últimas generales de junio de 2016, el PP se ha dejado casi siete puntos (cae del 33% al 26,3%). El partido de Rivera en cambio ha subido 7,7, en concreto del 13% al 20,7%.

El líder de C's es el político español mejor valorado, mientras que Rajoy no pasa de un discretísimo quinto lugar. Eso sí, ninguno de ellos merece el aprobado de unos ciudadanos que se sienten muy alejados de nuestra actual clase política.

Pero es que un tercio de quienes votaron a los conservadores hace año y medio declara tener poca o ninguna confianza en Rajoy. El presidente del Gobierno ni siquiera es el político mejor valorado por el electorado conservador. El honor corresponde a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría con un 6,51, mientras que el líder se queda en un 6,2.

Ciudadanos sube al calor del desafío del secesionismo catalán al Estado y de una corrupción que, aunque Rajoy y los suyos la daban por descontada hace tiempo a efectos electorales, sigue manchando semana sí semana también su imagen.

¿Y a costa de quién asciende la formación liberal? De los otros tres grandes partidos de ámbito estatal. Aunque de unos ciertamente más que de otros: un 15,1% del PP, un 5,9% de los socialistas y hasta un 5,2% de Unidos Podemos, la otra formación que sube ligeramente según este último barómetro del CIS.

Esto quiere decir que al PP se le ha acabado por una buena temporada ser la única referencia electoral para el segmento de votantes que van desde la derecha extrema hasta el centro, como ha ocurrido en el último cuarto de siglo, desde la desaparición de la UCD de Adolfo Suárez. Ciudadanos ha entrado definitivamente en esa pelea.

Eso sí, los conservadores -que junto al PSOE ya no suman ni la mitad de la intención de voto de los españoles, según el CIS- tienen un gran salvavidas para evitar naufragar ante la llegada de la gran ola naranja: la ley electoral, que prima las provincias menos pobladas y al campo frente a la ciudad, como volvió a ponerse de relieve en los comicios de 2016 cuando cada escaño le costó al PP 58.000 votos y a Ciudadanos, 98.000.

Por eso los recién llegados, C's y Podemos, van a unir fuerzas esta misma semana para intentar cambiarla por una norma más proporcional. Una tentativa que, salvo sorpresa mayúscula, va a contar con la oposición frontal del PP y del PSOE.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos