Sáenz de Santamaría niega sentirse cuestionada por su estrategia jurídica en Cataluña

Sáenz de Santamaría, ayer, durante la intervención de Feijóo en un desayuno informativo en Madrid. :: EFE/
Sáenz de Santamaría, ayer, durante la intervención de Feijóo en un desayuno informativo en Madrid. :: EFE

Rajoy celebra la decisión del Constitucional y avisa de que un «señor fugado» no puede ser presidente de la Generalitat

NURIA VEGA MADRID.

En el Gobierno dan por superado el abismo que se abrió el jueves a sus pies cuando el Consejo de Estado cuestionó la oportunidad de recurrir la candidatura de Carles Puigdemont. Las aguas han vuelto a la calma en la Moncloa tras la resolución de «urgencia» este fin de semana del Tribunal Constitucional, que exige al expresidente de la Generalitat la autorización del juez para poder acudir a su investidura, lo que ha restringido al máximo sus opciones. Mariano Rajoy celebró ayer que derecho y política respondan «al sentido común». Pero aún queda la resaca de las horas en las que cargos del PP apuntaron a Soraya Sáenz de Santamaría como responsable de una estrategia judicial arriesgada.

Después de que el Gobierno rehusara durante días dar un paso en falso, fue la vicepresidenta quien trasladó la semana pasada la decisión del Ejecutivo de impugnar la candidatura de Puigdemont de manera preventiva. El revés del Consejo de Estado horas más tarde se vivió con estupefacción en el PP, donde hay quien no comprende que no se tuviera todo «atado y bien atado».

Aun así, Sáenz de Santamaría rechazó ayer sentirse cuestionada. «En absoluto, yo creo que en el Gobierno nos sentimos satisfechos todos los días de cumplir con nuestra obligación. Gobernar es pensar primero en el futuro de tu país y, luego, en el tuyo», se defendió la número dos de Rajoy, que no aclaró si el fin de semana el Ejecutivo mantuvo contactos con el Tribunal Constitucional para abordar la situación.

No es la primera vez que voces del partido conservador ponen en duda, aún en privado, las actuaciones de la vicepresidenta, que cuenta con seguidores y detractores en el PP. La infructuosa 'operación diálogo' con la Generalitat, primero, y el manejo del referéndum del 1 de octubre, después, ya despertaron críticas en las filas populares. Pese a todo, en el Gobierno creen que Sáenz de Santamaría ya ha ganado «este set».

El mal mayor

El movimiento ante el Tribunal Constitucional ha evitado el mal mayor, argumentan en la Moncloa, de que Puigdemont sea investido. Fuentes del Ejecutivo señalan que habría sido peor haber tenido que recurrir 'a posteriori' la votación del Parlamento catalán y que Felipe VI se hubiese visto en la tesitura de tener que refrendar la elección del líder de Junts per Catalunya. «Es lo que la gente nos exige -respaldó el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado-, que pongamos todos los mecanismos para que no se vuelva a pisotear la imagen internacional, los derechos de los catalanes y la ley en España».

No hubo fisuras en los pronunciamientos públicos. A primera hora, en un acto organizado por Europa Press y en presencia de la vicepresidenta, Alberto Núñez Feijóo cerró filas con el Ejecutivo y coincidió en que la función de gobernar no se puede delegar ni en un tribunal ni en un órgano consultivo. «En el caso de que el Gobierno hubiese hecho a pie juntillas lo que proponía el Consejo de Estado, ¿en este momento habría medidas cautelares? Supongo que no y eso significaría que Puigdemont podría ser nombrado presidente desde Bruselas», incidió el presidente gallego.

Ese era un precio que en la Moncloa no se quería pagar. «Un señor fugado de la justicia, pues evidentemente no puede ser presidente de nada», censuró ayer Rajoy en la Cadena Cope, donde calificó de reconfortante el pronunciamiento del Tribunal Constitucional. Puede, además, que no sea la última vez que se recurra a esta vía. Un aviso para el presidente del Parlamento de Cataluña a 48 horas de que concluya el plazo para proponer un nuevo candidato a la investidura. Por ahora, Sáenz de Santamaría insta a Puigdemont a seguir el camino que le ha marcado la justicia y ponerse a disposición del Supremo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos