«Sacó dos botes de su caja y se los metió en el bolso»

El vigilante de seguridad del supermercado Eroski donde Cristina Cifuentes fue sorprendida robando cremas aseguró ayer que recordaba «perfectamente» el caso y que vio a través de las cámaras de seguridad a una mujer «rubia con un vestido azul» que «sacaba dos botes de su caja y se los metía en el bolso». En declaraciones a La Sexta, el vigilante contradijo la versión de la ya expresidenta de que todo fue un accidente y que pretendía pagar la mercancía, ya que al principio ella sostuvo que no había hecho «nada» y que, incluso tras localizar el primer bote, Cifuentes intentó ocultar el segundo tarro de crema. El agente privado dijo estar «seguro» de que Cifuentes «sabía lo que hacía» y recordó que se derrumbó cuando supo que había sido grabada durante el hurto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos