El Sabadell admite que el crédito se ha parado en Cataluña tras el referéndum

Jaime Guardiola. :: efe/
Jaime Guardiola. :: efe

El banco alerta de un estancamiento en la actividad bancaria de octubre y BBVA advierte de que la crisis puede restar 3.000 millones a la economía

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. Los efectos económicos de la espiral en la que se ha adentrado la política catalana desde el pasado día 1, cuando tuvo lugar el referéndum de independencia, también se están reflejando en las grandes decisiones de compra de los ciudadanos e inversores de esa comunidad. Las solicitudes de hipotecas, créditos y otros productos bancarios ha sufrido «un parón» este mes, tal y como ayer constató el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola, quien anticipó que la crisis va a afectar «indudablemente» a la economía de la comunidad y el conjunto de España.

Es la primera vez que el responsable de una de las grandes entidades de origen catalán, cuya sede social trasladó a Alicante tras el 1-O, admite el impacto del proceso en el negocio bancario. La actividad de las sucursales, ligada a la venta de todo tipo de productos, fundamentalmente de financiación, se paralizó «de forma muy clara» en la primera y segunda semana del mes. Fueron los días que mediaron entre la consulta y la suspensión de la declaración de independencia que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anunció en el Parlamento. Ya en la tercera semana, a la espera de que la ciudadanía conociera el desenlace de la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la DUI definitiva, las ventas se han ido normalizando, según Guardiola.

La caída del crédito se une al drenaje en las peticiones de vehículos en los concesionarios, que llegaron a caer un 30% hasta mediados de mes; o la reducción de las compras en grande superficies, con un drenaje del 20%. Jaime Guardiola admitió que los clientes «tienen ahora posiciones más ahorradoras y menos consumidoras», como síntoma de la desconfianza. El proceso «ha afectado» a la economía «y vamos a ver cómo lo hace notablemente más» en Cataluña y toda España.

En principio, Banco Sabadell no tiene previsto modificar sus previsiones de crecimiento para este año pero ya está a la espera de ver qué es lo que ocurre en el campo político, para valorar 2018. «Hoy por hoy hay que estar situados en la banda baja de las previsiones de crecimiento», indicó ayer al referirse a las estimaciones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIRef). Este organismo calcula que, en el peor de los escenarios, si se prolonga la crisis catalana, el PIB podría caer hasta 1,2 puntos durante el próximo ejercicio, lo que supondría unos 12.000 millones de euros en pérdida de riqueza.

Esas peores perspectivas económicas también llegaron desde BBVA. La entidad financiera prevé que el PIB crezca a un ritmo del 2,5% en 2018, frente al 2,8% calculado inicialmente, lo que supondría una pérdida de unos 3.000 millones de euros. El consejero delegado del grupo, Carlos Torres Vila, matizó ayer que esta caída dependerá de cuándo se resuelva la incertidumbre política. La entidad confía en que las dudas desaparezcan pronto, para que la economía pueda seguir creciendo, con el dinamismo con el que lo hará en los dos meses que restan de año, en el entorno del 3%.

Recuperación de depósitos

El 'número dos' del Sabadell mostró su preocupación por la salida de empresas de Cataluña porque se trata de un movimiento que «afectará» a la economía «de forma indudable». El banco cortó la sangría de depósitos cuando anunció el traslado de su sede. «La decisión fue acertada y el tiempo nos ha dado la razón», explicó Guardiola. En esos primeros días tras el referéndum constató que hubo «inquietud» y «preocupación» entre los clientes, que trasladaron su dinero a otras firmas o a sucursales del Sabadell ajenas a la comunidad catalana. «Esa situación se revirtió en cuanto se anunció la nueva sede», explicó sin aclarar cuál fue el volumen de depósitos perdido y el que ya se ha podido recuperar casi un mes después. Por su parte, Carlos Torres Vila admitió que en durante todos esos días BBVA recibó «entradas de depósitos» en Cataluña.

Además, el traslado fuera de Cataluña no tiene marcha atrás. «No es una decisión cortoplacista ni temporal, sino que responde a una realidad», apuntó Jaime Guardiola. De hecho, Sabadell ha cambiado el gabinete de la presidencia y la secretaría general a Madrid. La entidad no descarta realizar más cambios, que no afectarán a un número importante de trabajadores, sino a determinados directivos en función de cómo se desarrollen los acontecimientos en los próximos días.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos