La tesorera del PP se niega a revelar en el Congreso quién cobra «gastos de representación»

Rosendo Naseiro. / Efe

Navarro se escuda en que no es el objeto de la comisión para no decir ni siquiera el número de agraciados

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Carmen Navarro, la actual tesorera del PP, ha admitido en la comisión de investigación sobre la supuesta financiación irregular de los populares que el partido paga "gastos de representación" (como los ha llamado ella) con su retención legal, pero se ha negado en redondo a facilitar el nombre de los dirigentes de la formación que están siendo agraciados con estos pluses.

En un interrogatorio muy tenso con la diputada de Podemos Carolina Bescansa, Navarro ha aducido la ley de protección de datos para no dar la identidad ni los cargos que están siendo recompensados por estos sobresueldos.

Pero es que la tesorera ni siquiera ha querido facilitar el número de personas que son beneficiadas. Tampoco la cifra general que supone para las arcas del partido ni el porcentaje que estos desembolsos suponen en el porcentaje total de gastos. Solo ha dicho que es un “porcentaje mínimo”. “No considero que (esos datos) formen parte del trabajo de esta comisión” ha apuntado Navarro, volviendo a rechazar responder cualquier demanda sobre esos sobresueldos.

Carmen Navarro, además, ha asegurado en la comisión de investigación sobre la supuesta financiación ilegal de su partido, que a su llegada a la tesorería, en 2013 (en sustitución de Luis Bárcenas y, momentáneamente, José Manuel Romay) no encontró irregularidades en las cuentas de la formación.

Según ha explicado en 2013 encabezó una “auditoría interna” tras la salida de Bárcenas en la que se vieron las cuentas desde 2004 y se vieron que todas “las retribuciones se ajustaban a la legalidad”, que se había tributado su IRPF y que el “funcionamiento de la caja” era legal. Eso sí, Navarro ha reconocido que esa investigación se hizo solo sobre las cuentas legales. Aun así, ha insistido en que ese análisis demostró que toda la “salida de caja tenía la correspondiente factura”.

“Estoy para gestionar el presente, no para investigar el pasado” ha dicho no obstante Navarro, intentando eludir las preguntas sobre Bárcenas, parapetándose en el argumento de no interferir la justicia, aun así ha dicho que en el “pasado” no le consta que hubiera irregularidades en el partido. Y tampoco en el presente.

Uno de los momentos más tensos de la comparecencia ha sido cuando el diputado socialistas Artemi Rallo le ha mostrado un disco duro y le ha preguntado sí sabía que era, en clara referencia a la imputación de Navarro por la destrucción de los ordenadores de Luis Bárcenas. La tesorera no ha querido entrar en ese asunto en el que está investigada, aunque ha dicho que no se debe “deducir” que ella ordenara destrozar esos discos duros.

Navarro ha dicho que ha introducido “medidas” para controlar mejor las finanzas, como la consulta ‘on line’ de todas las cuentas.

«Nunca le pedí dinero a nadie»

Rosendo Naseiro, tesorero del PP desde 1989 a 1990 y antes de AP, ha negado que ambas formaciones se financiaran de forma irregular con donativos. El anciano, con grandes problemas de audición y entendimiento, ha asegurado de forma tajante que “nunca le pedí dinero a nadie”, en referencia a que no reclamó fondos a empresas para la caja de los populares.

"Nunca he pedido ni he autorizado a nadie" a pedir donativos, ha insistido el compareciente en la comisión de investigación en el Congreso sobre la supuesta financiación irregular del PP. "Todo lo que se ha hecho lo he hecho en condición oficial", ha apuntado, al tiempo que ha sostenido que tampoco se autorizó a nadie en la tesorería para reclamar fondos a empresas. Eso sí, ha reconocido que "a veces en los mítines le entregaban un talón a Fraga".

Naseiro, que reconoció en su día en sede judicial esos donativos, ha desmentido esas afirmaciones y se ha quejado de que se remuevan asuntos de hace 30 años. Además, ha recordado que nunca ha sido condenado y que es “ilegal” intentar acusarle o tratar de un caso que fue sobreseído.

Según el extesorero, "el dinero llegaba de sobra", con los fondos públicos. "No había otro tipo de financiación. No busquen cosas raras", ha espetado Naseiro. "No hay derecho que se esté mencionando el caso Naseiro, que está muy aparcado en el Supremo". "Esto es un tribunal", ha denunciado el exresponsable de las cuentas populares.

Naseiro ha dicho que “es rotundamente falso” que, tal y como dijo en su día Luis Bárcenas, que la caja B del partido comenzara en su época.

La sesión está siendo muy bronca, con constantes interrupciones de los populares. A ello se suma el hecho de la avanzada edad del compareciente, que no está agilizando el interrogatorio.

El presidente de la comisión, Pedro Quevedo, ha echado un rapapolvo a los diputados, a los que ha pedido que “se comporten ustedes a la altura de lo que se espere”.

«En la tesorería del AP estábamos en la indigencia»

Ni rastro de la financiación irregular. Ángel Sanchís, tesorero de Alianza Popular entre 1982-1987, ha afirmado en el Congreso que durante la época en que él dirigió las finanzas de los populares, entonces un partido de mucha menor envergadura, la financiación venía exclusivamente de las subvenciones públicas, las cuotas y los donativos de simpatizantes, no de empresarios particularmente, y menos a cambio de favores.

Sanchís ha negado, incluso, la veracidad de los ‘papeles de Bárcenas’ que reflejan la supuesta contabilidad B del partido. A pesar de ser amigo del exsenador desde la infancia, ha asegurado que esos apunten "no son ciertos". "No sé si son fantásticas o fruto del cabero" por sentirse abandonado por el partido. "Pero que no son ciertos", ha apuntado. “Nadie me dijo que eso existiese. Nadie me dijo nunca que estuviera cobrando un sobre”, ha apostillado.

"En el tesorería del AP estábamos en la indigencia" ha llegado a afirmar el compareciente, que está siendo juzgado en la primera etapa del ‘caso Gürtel’ y que se enfrenta a una pena de ocho años de prisión por cooperar con Luis Bárcenas en la ocultación de sus fondos en Suiza. Según Sanchís, incluso el llegó a pagar de su propio bolsillo la factura eléctrica de las sedes.

El extesorero ha reconocido que mandaron "cientos de miles cartas a ciudadanos españoles pidiendo 10.000 pesetas". "A cualquiera que yo pensase que me pudiera dar dinero", ha apostillado Sanchís, negando que se reclamara expresamente dinero a empresarios. En cualquier caso, el compareciente ha negado que esa época Alianza Popular pudiera haber hecho favores a cambio de esos donativos empresariales, pues apenas tenía poder.

"Conozco a Bárcenas desde que tenía siete años. Cuando terminó la carrera lo empleé en mis empresas. Creo todo lo que diga Bárcenas", ha explicado el compareciente.

Fotos

Vídeos