Rivera reclama al Gobierno más firmeza contra al independentismo

Aplaude la activación del artículo 155 pero advierte a Rajoy que de no hacer cumplir la ley «estaría prevaricando»

M. E. ALONSO MADRID.

Albert Rivera se felicitó ayer porque el Ejecutivo haya «tomado la decisión de defender la Constitución desde la Constitución» y haya dado el primer paso para la aplicación del artículo 155 para detener el desafío independentista y convocar elecciones autonómicas en Cataluña. «¿Se imaginan que Macron o Merkel esperaran a ver si hay disputas entre Puigdemont y la CUP?», ironizó.

El líder de Ciudadanos reprochó a quienes acusan al presidente del Gobierno de parapetarse detrás de las leyes y advirtió al propio Rajoy de que sino hiciera cumplir la ley «estaría prevaricando». En su intervención parlamentaria, Rivera arremetió contra los nacionalismos, «el peor mal de Europa», y se mostró contrario a todo tipo de negociación con quienes incumplen las leyes. «No juré la Constitución para pastelear, sino para defenderla», remarcó.

Un discurso que no gustó entre los diputados del PDeCAT presentes en el hemiciclo y que fue tachado de «falangista» por su portavoz, Carles Campuzano. El dirigente liberal fue también blanco de los dardos del líder de Podemos, que le acusó de ser el «operador político de José María Aznar» y que advirtió al jefe del Ejecutivo de que «desconfiase» de él.

Pero los ataques no hicieron a Rivera amilanarse y exigió una actuación más enérgica en Cataluña. «Vamos a actuar sin complejos, con firmeza, para que cese la actividad ilegal antidemocrática», insistió. Rechazó con vehemencia todo tipo de mediación internacional porque no se puede solucionar el problema catalán en una mesa oscura, sin transparencia, «ese es el trabajo -adujo- que le corresponde al Congreso».

El dirigente liberal sí se mostró dispuesto a hablar con PP y PSOE para abrir la reforma de la Carta Magna, tras el acuerdo al que han llegado Rajoy y Sánchez para iniciar los trabajos en el plazo de seis meses. Pero les advirtió de que no sean «ingenuos» con el alcance de esa reforma, que debe estar pensada «para todos los españoles» y no para conceder «privilegios» a los partidos independentistas.

Fotos

Vídeos