Rivera rechaza la vía del diálogo y pide elecciones

Insiste en que ninguna solución pasa ya por dialogar teniendo como interlocutores a Puigdemont y Junqueras

M. E. ALONSO MADRID.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, exigió ayer la convocatoria de elecciones anticipadas como la «única» salida democrática «si no queremos enquistar este 'procés 'que ha divido a la sociedad catalana». De esta manera, el líder del principal partido de la oposición en Cataluña mostró su rechazo a la vía del diálogo y la negociación con los soberanistas tras el esperpento del 1-0. «No vamos a seguir en el error, el futuro no pasa por cederles más privilegios, ni concesiones a los separatistas», remarcó.

El líder centrista dio carpetazo a esa opción, al menos con los interlocutores actuales, insistiendo en que Carles Puigdemont y Oriol Junqueras «están inhabilitados» en la nueva etapa que debe empezar a partir de hoy. Quiso además dejar claro que no comparte el «diagnóstico» del PP y del PSOE y les acusó de haber minusvalorado «la fuerza del populismo y del nacionalismo» y de haber convertido a Artur Mas, Jordi Pujol y José Luis Carod Rovira en «hombres de Estado», cuando su plan era «romper la democracia en España».

Sobre el respaldo sin fisuras al Gobierno de Mariano Rajoy, Rivera prefirió no pronunciarse y esperar mejor a esta semana cuando el presidente comparecerá en el Congreso a petición propia y los distintos partidos mantendrán una reunión para conocer con todos los detalles el procedimiento seguido. Con todo, el dirigente liberal reconoció que de ninguna manera se puede calificar el 1-0 como «un éxito» y alertó de que el plan de Puigdemont sigue adelante y proclamará «la independencia unilateral de Cataluña».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos