El relevo más rápido de la historia

Calvo Sotelo, Aznar, Suárez y González, durante un almuerzo en la Moncloa en 1997. :: j. m. espinosa/
Calvo Sotelo, Aznar, Suárez y González, durante un almuerzo en la Moncloa en 1997. :: j. m. espinosa

El personal de confianza del Gobierno en funciones comenzó ayer a vaciar sus despachos La inmediatez que exige la moción de censura obliga a un traspaso de poderes inmediato

A. AZPIROZ MADRID.

Uno de los pilares de la democracia es el traspaso ordenado y pacífico de poderes, un requisito que se ha cumplido a rajatabla en España desde las primeras elecciones generales de 1977. Hasta ahora se habían producido cinco relevos en la Presidencia del Gobierno: Suárez-Calvo Sotelo (1981), Calvo Sotelo-González (1982), González-Aznar (1996), Aznar-Rodríguez Zapatero (2004) y Rodríguez Zapatero-Rajoy (2011).

Ahora se suma a la lista un sexto. El de Rajoy y Sánchez se trata, no obstante, de un caso particular. Suárez entregó el poder tras dimitir a un compañero de partido en un proceso que el primer presidente de la democracia gestionó a su voluntad. En los casos de González, Aznar y Zapatero el Ejecutivo cambió de manos tras unas elecciones generales y la sustitución de un Gobierno por otro se prolongó durante varias semanas.

A diferencia de todos ellos, el nuevo presidente llega a la Moncloa tras una moción de censura, la primera de cuatro que triunfa en democracia. El carácter constructivo de esta iniciativa constitucional supone que, de alcanzar la mayoría absoluta en la Cámara baja, el presidente censurado cesa y el candidato es investido de inmediato, lo cual obliga a llevar a cabo un traspaso exprés hasta ahora inédito.

El personal de confianza del antiguo Ejecutivo, consciente de que perderá sus cargos, comenzó a recoger sus pertenencias y vaciar sus despachos ayer, incluidos los ministros que, aunque aún en funciones, serán relevados en el momento en el que el nuevo presidente del Gobierno nombre a los miembros de su gabinete, algo que podría suceder este lunes.

Al igual que los despachos, la residencia presidencial también cambia de manos. Según transcendió, la familia Rajoy abandonó ayer mismo la Moncloa, aunque se desconoce si para instalarse de nuevo en la vivienda que el expresidente y su esposa, Elvira Fernández, poseen en el barrio madrileño de Aravaca. Tampoco se sabe cuándo se instalará el nuevo jefe del Ejecutivo ni si a la familia Sánchez le agrada una mudanza que es de carácter obligatorio por cuestiones de seguridad. Aznar avanzó antes de ganar las generales que de ningún modo se trasladaría a la Moncloa, y al final tuvo que dar su brazo a torcer.

Incidencias y anécdotas

Aunque siempre serenos, algunos traspasos de poder han registrado algunas anécdotas e incidencias. Según reveló Calvo Sotelo, nada más hacerse cargo del Ejecutivo se dirigió a la caja fuerte en la que se guardaban los secretos de Estado. Estaba cerrada y hubo que forzarla. Para sorpresa, en su interior solo se encontró un papel con la clave de apertura escrita. «A mi sucesor se la entregué vacía, porque toda la información se la di abierta y sobre la mesa del despacho», dijo después Calvo Sotelo sobre la entrega del poder a González.

Otra polémica se produjo cuando el recién nombrado equipo de Zapatero llegó a la Moncloa en 2004 y se encontró con todos los ordenadores formateados. El nuevo Ejecutivo socialista tuvo que pagar además los 12.000 euros que costó el borrado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos