Cs rechaza la oferta del PSOE y redobla la presión sobre el PP

M. E. ALONSO

MADRID. Ciudadanos cerró ayer la puerta a apoyar la moción de censura de Pedro Sánchez a pesar de su oferta de negociar la fecha de elecciones después de convertirse en presidente del Gobierno. «Nos ha quedado claro que el PSOE no quiere rectificar, ni que nos sentemos a consensuar una moción para convocar comicios», aseveró el secretario general, José Manuel Villegas.

En la formación liberal no contemplan desalojar a Mariano Rajoy para que el líder socialista se traslade a la Moncloa y menos, que el relevo se haga de «cualquier manera y a cualquier coste». Así se lo trasladó el propio Villegas al secretario de Organización del PSOE, José Manuel Ábalos, encargado de negociar la censura con los grupos políticos.

En las filas naranjas defienden que el mandato de Rajoy no da más de sí después de una sentencia condenatoria que dinamita el acuerdo de legislatura entre PP y Ciudadanos, y que obliga a todos los grupos a tomar decisiones ante una legislatura agotada. Ante la imposibilidad de sacar adelante ninguna iniciativa, la dirección naranja quiere «convencer, presionar, exigir» a Mariano Rajoy para dar «una salida ordenada» a esta legislatura y convocar elecciones generales para otoño.

Pero si el jefe del Ejecutivo se enroca y no da ese paso, Ciudadanos pasará al plan B, que será negociar una moción «instrumental» para investir a un presidente independiente cuyo único punto del programa fuera llamar a las urnas. El partido de Albert Rivera cuenta con 32 diputados, y se necesitan 35 -la décima parte del Congreso- para presentarla. Aunque desde la cúpula naranja insisten en hablar «preferentemente» con el PSOE, ninguno de sus 84 diputados podría respaldarla. El reglamento impide firmar dos censuras en un mismo periodo de sesiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos