Rajoy reclama a Torra un Gobierno «normal» antes de concertar una reunión

Rajoy. /Reuters
Rajoy. / Reuters

El presidente reprocha a Rivera sus «excesos» declarativos y tacha de «absurdo» hacer creer que el PP admitió que se pagara el referéndum con dinero público

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Mariano Rajoy espera que se conforme un gobierno «normal» en Cataluña antes de concertar una cita con Quim Torra. El presidente ha insistido en que un ejecutivo sin consejeros en prisión preventiva o huidos fuera de España cumpliría los requisitos para hacer decaer el 155 de manera automática y normalizaría las relaciones. «Si me llama y en cuanto constituya un gobierno, por supuesto que me reuniré con él, es mi obligación -ha anticipado-; (…) y le diré que estoy dispuesto a hablar y a construir, pero que en España se cumple la ley y que, por lo tanto, no haga como su antecesor, que vino a Moncloa a pedir una cosa que no le podía dar».

Precisamente, respecto a Carles Puigdemont, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que respeta el procedimiento judicial que se cursa en Alemania para resolver si procede la entrega del expresidente catalán a España. En todo caso, ha admitido que las dificultades detectadas en los últimos meses tras emitir una euroorden el Tribunal Supremo denotan que «Europa no está completada». «Todavía es un proyecto que no está cerrado y es evidente que la confianza entre nuestros sistemas judiciales debe ser mayor», ha defendido en una entrevista en la Cadena Cope.

En el terreno de cómo hacer frente al desafío secesionista, Rajoy ha ido reforzando sus lazos con el secretario general del PSOE, con quien admite tener ahora un «mayor entendimiento en algunas cosas». El presidente ha agradecido la lealtad de Pedro Sánchez en esta materia y que «no se hayan hecho declaraciones extemporáneas y fuera del tiesto». No parece ocurrir lo mismo con su socio de investidura, Albert Rivera, aunque «el grueso de la relación esté siendo muy razonable». «No me gusta el exceso de declaraciones, esas que se producen todos los días, y que en algunas ocasiones se le diga al PP, como se nos ha dicho en el Congreso, que nosotros admitimos que se pagara el referéndum con dinero público», ha censurado.

La cara y la cruz del PNV

Ciudadanos, en todo caso, permitió que ayer salieran adelante los Presupuestos en el Congreso. Siete formaciones políticas, incluido el PNV, dieron su visto bueno a las cuentas. Que los nacionalistas pactaran mientras tanto con Bildu en Euskadi el preámbulo del nuevo Estatuto de Autonomía y distinguieran entre ciudadanía y nacionalidad vasca, es, a juicio de Rajoy, un asunto diferente. «No estoy dispuesto a esa distinción entre ciudadanos vascos y nacionales vascos ni creo en el derecho de autodeterminación, pero bueno, yo hoy me quedo con el acuerdo en materia económica y del resto ya hablaremos en su día», ha pospuesto.

El sostén del PNV, su respaldo a los presupuestos de 2018, ha concedido a Rajoy poder agotar la legislatura. Y, en este escenario, el presidente se ve «con ganas» para repetir como candidato en las próximas elecciones generales. «Yo estoy animado, pero todavía no se ha tomado esa decisión y tengo que hablar con mis compañeros de partido», ha zanjado.

Casos «aislados»

De momento, el PP se prepara para los comicios municipales y autonómicos. Y, a un año de que se abran las urnas, a los populares les preocupa el goteo de escándalos de corrupción que lastran las siglas del partido. El presidente ha reconocido que noticias como la detención del exministro Eduardo Zaplana hacen «mucho daño» a su formación, aunque insiste en que su organización es «mucho más que diez o quince casos aislados».

El jefe del Ejecutivo ha vinculado estas polémicas con el pasado y, en cuanto a su excompañero de Gobierno y partido, no ha querido aventurar una opinión y ha defendido el derecho a «un juicio justo».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos