El Gobierno anticipa a Puigdemont que podrá defender su postura en el Congreso

Soraya Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros. / Efe | Vídeo: Ep

Sáenz de Santamaría advierte al presidente de Cataluña de que esta es la «oportunidad más importante que tiene» para resolver el conflicto

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El requerimiento que el Gobierno envió el miércoles a Carles Puigdemont como paso previo para la aplicación del artículo 155 de la Constitución, únicamente admite dos respuestas: sí se ha declarado la independencia de Cataluña o no se ha proclamado. En el segundo caso, el Ejecutivo no sólo está dispuesto a dar por sentado que la Generalitat vuelve a la senda de la ley, sino que invita al presidente catalán a participar en la comisión sobre modelo territorial del Congreso de los Diputados. “Creo que esa oferta, que no es sólo del Gobierno sino de una amplísima mayoría de la Cámara, es una oferta sensata, moderada y entendible, y demuestra que el diálogo no hay que exigirlo, sino practicarlo”, ha sostenido Soraya Sáenz de Santamaría.

A medida que el Gobierno abre la mano, estrecha el margen de maniobra de Puigdemont. Esa es al menos la pretensión, dificultar que el lunes a las diez de la mañana, cuando se cumple el plazo para que el dirigente catalán aclare si ha roto con España, la Generalitat opte por seguir con su plan independentista. La decisión, defiende la vicepresidenta, está únicamente en manos del líder autonómico, a quien recuerda que tiene un fin de semana, con puente incluido, para “la reflexión”.

Más información

Facilitar que Puigdemont, a quien el Gobierno negó como interlocutor en una negociación bilateral, pueda comparecer en el Congreso, es también un intento de desactivar el discurso de la Generalitat fuera de las fronteras de España. “¿Cómo vendes tú a la comunidad internacional que no quieres volver a la ley y no quieres ir al Congreso?”, ha incidido la número dos del Ejecutivo tras el Consejo de Ministros.

Sáenz de Santamaría ha destacado, además, que los últimos pasos del Gobierno se han acordado con el PSOE, con la fuerza que eso confiere en la Cámara baja. De ahí que advierta a Puigdemont: “Es la oportunidad más importante que tiene y, además, inmediatamente”. Las cuentas de la Generalitat, en todo caso, continuarán por ahora intervenidas.

Operación diálogo

La vicepresidenta, que ha comparecido hoy en sustitución del portavoz Íñigo Méndez de Vigo, ausente por cuestiones personales, era la encargada en esta legislatura de encauzar el conflicto con Cataluña en el marco de lo que se denominó 'operación diálogo'. Pese a no haberlo logrado, Sáenz de Santamaría valora que haya servido para contactar con voces de la sociedad civil catalana y responsabiliza en buena parte del resultado a la Generalitat. “Probablemente haya cometido muchos errores, pero no el error mayúsculo que es negociar por cuenta del Gobierno con la soberanía del pueblo español”, ha zanjado.

En estos momentos, el único contacto oficial que el Ejecutivo central mantiene con el catalán es el del requerimiento que, en caso de no ser respondido, abocará a la intervención parcial o total de Cataluña.

Fotos

Vídeos