Rajoy se pone en contacto con el opositor venezolano excarcelado Leopoldo López

Felicita al preso político por «el coraje» demostrado en los tres años de cautiverio, quien agradeció la mediación de España

R. C.

madrid. El presidente del Gobierno se puso ayer en contacto telefónico con el líder opositor venezolano Leopoldo López, excarcelado el pasado sábado después de más de tres años en prisión y ahora en arresto domiciliario. Mariano Rajoy, según informaron fuentes de la Moncloa, felicitó a López por el «coraje» demostrado durante el tiempo que estuvo encarcelado y se interesó por su estado de salud.

López, de acuerdo a las mismas fuentes, agradeció la labor de mediación de España ante el Gobierno de Nicolás Maduro y ante la comunidad internacional. El expresidente José Luis Rodríguez Zapatero junto a los exmandatarios de Panamá Martín Torrijos y de República Dominicana Lionel Fernández desarrollaron en los dos últimos años una intensa labor diplomática encomendada por la Unión de Naciones Suramericanas.

Zapatero contó en todo momento con el respaldo del Gobierno de Rajoy, al que informaba de cada paso que daba en su labor mediadora a pesar de las críticas de algunos dirigentes del PP, que censuraron su papel por considerarlo inclinado a favor de Maduro.

El presidente del Gobierno, por su parte, ha multiplicado sus gestos favorables a la oposición a Maduro y ha reclamado una y otra vez al Gobierno de Caracas la excarcelación de los presos políticos venezolanos. Rajoy también fue el primer gobernante europeo en recibir a la esposa de López, Lilian Tintori, que ha desarrollado una intensa campaña de denuncia en varias ciudades de España con el respaldo del Partido Popular.

Todos estos gestos fueron recibidos como señales hostiles por parte del presidente de Venezuela, que dedicó duros epítetos a Rajoy, al que tachó de «bandido» y protector de delincuentes y asesinos», en referencia expresa a López, encarcelado por su supuesta responsabilidad en las movilizaciones callejeras contra el régimen chavista. Maduro también preguntó a Rajoy si pensaba ir a Venezuela «¿con una visión imperial, colonial y racista?»

Todo estos enfrentamientos ocasionaron crisis diplomáticas entre ambos países con llamadas a consultas de los embajadores y hasta la retirada temporal.

La posición del Gobierno de España es que en Venezuela se debe llegar a una solución «democrática, negociada y pacífica», que incluya la liberación de los presos políticos.

Fotos

Vídeos