Rajoy niega que se amenazara a la Generalitat: «Es una enorme mentira»

Rajoy conversa con el presidente del Parlamento europeo durante de la cumbre comunitaria celebrada ayer en Suecia. :: LUDOVIC MARIN / afp/
Rajoy conversa con el presidente del Parlamento europeo durante de la cumbre comunitaria celebrada ayer en Suecia. :: LUDOVIC MARIN / afp

La dirigente de Esquerra, Marta Rovira, asegura que el Ejecutivo advirtió de que habría «muertos» si el secesionismo continuaba

NURIA VEGA MADRID.

En la Moncloa no se plantean acudir a los tribunales, pero el Gobierno tachó ayer de «intolerable» el último argumento empleado por el independentismo para explicar su repliegue tras la intervención de Cataluña. La secretaria general de Esquerra alegó este viernes que la Generalitat decidió actuar con «responsabilidad» después de que el Ejecutivo amenazara con «muertos en las calles» de continuar el proceso secesionista. Mariano Rajoy, desplazado a la ciudad sueca de Gotemburgo para participar en la cumbre social de la UE, no dejó pasar la acusación. «Es una absoluta vergüenza y no hay calificativo que tenga yo para aplicar a esa información. Dejémoslo en que es absolutamente falso, una enorme mentira», censuró el presidente.

Las declaraciones de Marta Rovira en una entrevista en Rac1 dejaron poco lugar para la interpretación. Tras visitar en prisión al exvicepresidente catalán, Oriol Junqueras, y los consejeros cesados, la dirigente independentista resolvió trasladar una versión de los hechos en la que el Gobierno habría estado pensando en movilizar al Ejército para frenar la hoja de ruta independentista. «Directamente nos decían esto: que habría sangre y que teníamos que parar porque estaban preparadísimos, que no dudarían, que esta vez no serían pelotas de goma como el 1 de octubre, sino que la cosa sería claramente contundente», sostuvo la secretaria general de Esquerra.

En ningún caso desveló Rovira quién desde el Ejecutivo habría advertido a la Generalitat sobre «escenarios de violencia extrema» e incluso movimientos de «armas». La dirigente catalana se limitó a señalar al «Estado», a fuentes «contrastadas y fiables» y puntualizó que la información llegó «por múltiples vías». Sí dejó, en todo caso, en el aire la posibilidad de desvelar el nombre de los supuestos responsables en el futuro.

PSOE, PSC y Ciudadanos no dan crédito a la versión «victimista» del independentismo

En la Moncloa enmarcaron las declaraciones únicamente en el plano político sin anticipar ninguna acción judicial, pero insistieron en que todo es una «burda patraña». El portavoz Íñigo Méndez de Vigo replicó tras el Consejo de Ministros que los hechos denunciados por Rovira «nada tienen que ver con la realidad» y reprochó al secesionismo una cierta tendencia a no respetar la verdad. «Mintieron cuando dijeron que la declaración de independencia no tenía efectos económicos y que, si los tenía, serían provechosos, y dijeron que tendrían apoyo europeo y que las llamadas estructuras de estado estaban totalmente organizadas. Mentira tras mentira», concluyó sin dejar de llamar a los catalanes a tomar nota de los engaños.

En la misma idea hizo hincapié María Dolores de Cospedal. «Esa afirmación que ha hecho esta señora es absolutamente falsa, y se lo digo yo que soy la ministra de Defensa», zanjó en territorio catalán, durante una visita al Castillo de Sant Ferran de Figueres, Girona.

Por su área de responsabilidad, Cospedal se ha mantenido en un segundo plano durante la gestión del conflicto secesionista. En sus últimas declaraciones, el pasado 12 de octubre, aseguró tener «la casi completa seguridad» de que no sería necesaria la intervención de las Fuerzas Armadas en Cataluña, aunque su obligación sea la de «estar preparadas para defender a su país». Al hilo de esta última idea, Rovira se defendió ayer de las acusaciones de mentir en la red social Twitter con un enlace del 5 de octubre en el que la ministra recuerda que el Ejército tiene la misión de «garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional».

Sin fisuras

No despertó, en todo caso, las dudas en las filas del PSOE y Ciudadanos. Ambas formaciones descartaron dar crédito al relato de las amenazas del Gobierno. El secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, resumió su posición con un «es falso y lo sabe». El líder del PSC tampoco se «cree» la versión de Rovira de que el independentismo reculó para evitar males mayores, cuando otros antiguos miembros de la Generalitat ya han reconocido que no estaban «preparados» para hacer posible la república. «Ellos y ellas -apuntó Miquel Iceta- se ven en la obligación de explicar un gran desastre y han de buscar alguna excusa».

También el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, arremetió contra Esquerra: «Cuando parecía que los separatistas no podían caer más bajo, llega la designada por Junqueras para mentir y hacer victimismo otra vez».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos