Rajoy resiste: ni adelanta elecciones ni asume la gravedad de la sentencia de Gürtel

Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. / Chema Moya (Efe)

El presidente del Gobierno reta al líder del PSOE a llevar a cabo una moción de censura para formar un Gobierno inviable aunque «le dé igual» | También planta cara a Ciudadanos al afirmar que agotará su legislatura

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

No aceptará la condición de Ciudadanos para librarse de la posibilidad de ser derrotado en una moción de censura. Mariano Rajoy rechaza comprometerse a un adelanto electoral y está dispuesto a afrontar en el Congreso el envite de Pedro Sánchez. «El presidente del Gobierno tiene dos facultades exclusivas, disolver la Cámara y nombrar ministros, y no conozco a ningún presidente del Gobierno que esté dispuesto, y malo sería que lo hubiera, a renunciar a cualquiera de ellas. Lo que es bueno para España es que la legislatura dure el tiempo establecido en la Constitución», ha zanjado.

De hecho, el jefe del Ejecutivo considera que la moción del PSOE, en una situación complicada con Cataluña intervenida, «va contra la estabilidad en España, perjudica la recuperación económica, es mala para el país, introduce muchísima incertidumbre y es lesiva para el futuro de los ciudadanos». «Todo esto no tiene -ha reprochado- ningún sentido».

Rajoy sólo entiende la maniobra del secretario general del PSOE en clave partidista y personal: «Dejó a su partido en 84 escaños, la cifra más baja de diputados que ha tenido el PSOE desde 1977, y desde entonces está buscando su lugar en la política española». Le advierte, además, de que sólo podrá tener éxito en su empresa si logra atraer a Podemos y Ciudadanos o accede a la Moncloa impulsado por los independentistas, incluido «el PDeCAT del señor Torra». «Le veremos pactando con el señor Puigdemont», ha cargado contra Sánchez.

La razón de fondo

En cuanto a la razón de fondo que motiva los últimos movimientos políticos, el presidente del Gobierno cree que la moción se justifica con una «falsedad» y ha cuestionado todo cuanto dice la oposición sobre la sentencia de Gürtel.

Pese a que el PP tendrá que pagar 245.000 euros por lucrase de los negocios de la trama, Rajoy se aferra a que ningún miembro del Gobierno está condenado y a que el PP desconocía los hechos juzgados. «No es verdad aquello en lo que se fundamenta la moción y el señor Sánchez carece de autoridad para presentarla, porque cabe preguntar si cuando condenen al Partido Socialista de la Comunidad Valenciana o cuando se resuelva la sentencia de los ERE va a dimitir el señor Sánchez», ha contraatacado.

Tampoco concede que su testimonio en el juicio de Gürtel sobre la caja B del PP no fuera los suficientemente «verosímil», como establece la sentencia. «¿Quién reparte certificados de credibilidad en España? Yo creo que los reparten los ciudadanos -ha defendido-. ¿Quién tiene más credibilidad: el dirigente de un partido que tiene 84 escaños o el de 134? Porque es que aquí todo el mundo da certificados de credibilidad...». En cuanto a pedir disculpas, ha insistido en que lo ha hecho ya «hasta la saciedad».

Por otro lado, el líder del Ejecutivo no viajará a Kiev a la final de la Liga de Campeones que disputarán el Real Madrid y el Liverpool debido a la situación política en España. Rajoy, al igual que había hecho en los años anteriores en los que el Real Madrid había llegado a esa final, tenía previsto desplazarse a Kiev para estar presente en el partido.

«Sánchez debilita a España»

Antes de la intervención de Rajoy, el coordinador general del Partido Popular, Fernando Martínez Maillo, ha acusado al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez de «debilitar a España» y dar «ventaja al independentismo» con la moción de censura que ha presentado contra Mariano Rajoy tras la sentencia de la Gürtel, en la que se condena al PP como partícipe a título lucrativo.

Según el dirigente popular, Pedro Sánchez es un «irresponsable» que «hiperventila» y que quiere llegar a la Moncloa sin haber ganado las elecciones. Maillo asegura que la moción «no tiene ni justificación, ni causa» y se debe a la «ambición desmedida» del secretario general del PSOE, del que asegura que no le importa «perjudicar a los españoles».

«En una situación con el 155 en marcha en Cataluña, en la que la economía va muy bien, devolviendo el esfuerzo a pensionistas y funcionarios, con bajada de impuestos, con más inversiones, a algunos se les ocurre presentar una moción de censura para provocar inestabilidad en España», ha dicho el dirigente popular.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos