Rajoy liquida el Diplocat, la maquinaria internacional de la Generalitat

Rajoy responde ayer a las preguntas de los periodistas en Bruselas. :: Horst Wagner / efe/
Rajoy responde ayer a las preguntas de los periodistas en Bruselas. :: Horst Wagner / efe

Puigdemont afirma que con su huida a Bruselas ha conseguido «internacionalizar» el proceso más que nunca

CRISTIAN REINO BARCELONA.

El último Consejo de Ministros antes de las elecciones tomó ayer la decisión de liquidar el Diplocat, el servicio de exteriores de la Generalitat. Se trata de una de las estructuras de estado creadas por el Gobierno catalán y que utilizaba para defender la causa independentista por el mundo. Con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, el Gobierno central ya decidió cerrar este organismo público de la Generalitat, y ayer aprobó su eliminación definitiva. Una medida que también tiene aroma electoralista ya que Ciudadanos había prometido en la campaña suprimir este organismo en caso de victoria.

El Diplocat nació en 2012, tras la victoria electoral de Artur Mas, y fue creado como el «Consejo de la Diplomacia Pública de Cataluña» para la proyección catalana por el mundo. Con el tiempo y a medida que ha avanzado el proceso soberanista, su función se ha centrado en buscar complicidades a nivel internacional para la independencia de Cataluña, extremo este último en el que cosechó un rotundo fracaso, ya que ningún Estado reconoció la república catalana proclamada el pasado 27 de octubre.

El Diplocat, muy activo en foros académicos y muy presente en los medios de comunicación internacionales, formaba parte de la estructura exterior que había diseñado el Ejecutivo catalán para internacionalizar el proceso, una labor que intensificó el exconsejero de Exteriores, Raül Romeva, dedicado en cuerpo y alma a buscar apoyos exteriores al proceso y para trasladar una imagen negativa de España a nivel internacional. En uno de sus últimos informes, previo al 1-O, el organismo liquidado por Mariano Rajoy denunció que en España se están «violando los derechos humanos».

La Generalitat nunca había tenido Consejería de Exteriores hasta la pasada legislatura. El Constitucional anuló su denominación, no así su creación, si bien limitó sus funciones porque las relaciones internacionale están reservadas en exclusiva al Gobierno del Estado. Además del denominado Consejo de la Diplomacia, la Generalitat ha tratado de ganarse a la comunidad internacional y tener presencia en el exterior a través de las 'embajadas' catalanas, delegaciones que también suprimió el Gobierno central en virtud de la aplicación del artículo 155. Cerró las de Alemania, Reino Unido, Italia y Francia, pero no la de Bruselas. Carles Puigdemont, en la capital comunitaria desde el 30 de octubre, a donde huyó días después de la declaración de independencia, se felicitó ayer de que haber fijado en Bruselas el «Gobierno en el exilio» ha conseguido internacionalizar más que nunca la causa catalana.

No bajar la guardia

El expresidente de la Generaliat pidió a los suyos no bajar la guardia en el tiempo que queda hasta los comicios, pues a su juicio Junts per Catalunya cosechara una victoria «aplastante» el próximo 21 de diciembre, algo que «sería enormemente beneficioso para desplegar la república con todos sus efectos». Una advertencia sobre sus planes de gobierno si es elegido y que no pasan, de entrada, por pisar el freno, sino por mantener el desafío.

La número dos de la lista de Esquerra, y previsible candidata a la Presidencia de la Generalitat, Marta Rovira, también puso el acento en la estructura de exteriores creada por la Generalitat. Rovira prometió que una de las primeras medidas que adoptará si Esquerra gobierna será reabrir las embajadas cerradas por el Gobierno de Rajoy. Su objetivo al día siguiente del 21-D, dijo, es revertir todos los efectos de la aplicación del 155.

En principio, hasta las elecciones, el Ejecutivo ya no adoptará más medidas intervencionistas. Además del Diplocat, ayer dejó sin efecto preceptos aprobados por la Generalitat para la recaudación de tributos que estaban dirigidos a ser el germen de la futura hacienda catalana, la estructura de estado clave que impulsaba Junqueras para la secesión de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos